• Detrás de la Razón: El cara a cara esperado de Biden y Putin
jueves, 17 de junio de 2021 21:51

Aún luego del final de la Guerra Fría en 1989, las relaciones entre EE.UU. y la antigua Unión Soviética siguieron generando noticias en caliente, por sus sistemas políticos opuestos, sus potencialidades y rivalidades en sectores vitales como la economía, la tecnología, las relaciones y ejes internacionales, y un sin fin de factores.

En pleno siglo XXI no ha sido la excepción. Pero desde la llegada al poder en EE.UU. de Donald Trump y con Vladimir Putin al frente del Kremlin, las relaciones se fueron en picada.

Un entramado de acusaciones de injerencia electoral y espionaje, a la par de un auge de Rusia como potencia, entre otros puntos supusieron que Washington viera en su mira al país euroasiático.

Pero el momento de Trump pasó, llegó el demócrata Joe Biden a la Casa Blanca, y las expectativas generadas sobre la posible nueva política del norte hacia Moscú se cayeron, tensando mucho más la cuerda entre ambos.

Por ello luego de los cruces y tensiones entre ambos mandatarios, el apretón de manos visto desde Suiza, entre Joe Biden y Vladimir Putin no era muy esperado.

¿Necesitan EE.UU. y Rusia ser contrapartes constantemente y estar al filo de la tensión?

Una interrogante que surge, tras leer en un comunicado de los dos presidentes al finalizar la cumbre de Ginebra, que Washington y Moscú han demostrado que “incluso en períodos de tensión, son capaces de avanzar en objetivos compartidos de garantizar la previsibilidad en el ámbito estratégico, reduciendo el riesgo de conflictos armados y la amenaza de guerra nuclear”.

Lo cierto es que, aunque Putin comentó que no sintió ninguna hostilidad durante el encuentro de poco menos de 4 horas, y que todo se dio en un clima muy cordial y profesional, para muchos reinó más el pragmatismo.

No dejó de ser evidente que Biden marcó las llamadas líneas rojas y los límites que a su consideración Rusia no debería pasar. Dejando entrever advertencias claras sobre todo con el tema del ciberespionaje y del caso del opositor ruso Alexei Navalni.

¿Qué se ganó?

El regreso de los embajadores respectivos a sus legaciones diplomáticas, suspendidas desde marzo pasado.

¿Y la humanidad?

Pues, podría decirse que seguridad en torno al tema nuclear. Dos de las potencias con más arsenal nuclear en el mundo, dijeron que compartían la responsabilidad de la estabilidad nuclear y que mantendrían conversaciones sobre posibles cambios a su nuevo tratado de limitación de armas START, recientemente ampliado, así como en otras cuestiones de control de armas.

En esta edición de Detrás de la Razón por HispanTV, analizamos junto a nuestros expertos en la materia, si en definitiva más allá de este encuentro, sigue existiendo una delgada línea entre las vías diplomáticas y el accionar belicista entre EE.UU. y Rusia.

Por: Danny Pérez Díaz
IG: @Dannyperezdiaztv

xsh/mkh

Comentarios