• Detrás de la Razón: Secuelas del racismo en EEUU
viernes, 25 de septiembre de 2020 21:54

¿Por qué la Policía estadounidense asesina a tantos afroestadounidenses?, ¿por qué la brutalidad policial ha cobrado tanta fuerza en la última década en ese país?

Son algunas de las preguntas que vuelan en nuestra mente con insistencia. Con disparos, técnicas de asfixia, pistolas Taser y más. 1 de cada 65 negros mueren a manos de policías en Estados Unidos.

No hay ley ni justicia para ellos. Ira, gritos, dolor, impotencia, incredulidad es el sumario del sentir de los norteamericanos ante el veredicto de absolución de tres de los policías que tirotearon a Breonna Taylor.

La paramédica afroestadounidense, asesinada en marzo por agentes de policía, en un fuego cruzado en una fallida operación antinarcóticos. Taylor era una joven de 26 años sin récord criminal, con una vida llena de sueños.

Los agentes irrumpieron en la casa de Breonna sin previo aviso, vestidos de civiles, no se identificaron como policías, no tenían orden de cateo, dispararon a lo loco una bala le robó la vida.

¿Es que los policías blancos, y los policías, en general, tienen carta blanca para matar en Estados Unidos?

El novio de Taylor, Kenneth Walker, que se encontraba con ella al momento de los hechos, tenía un permiso para portar armas, y creyendo que eran intrusos, pues los policías estaban vestidos de civiles y no tenían cámaras corporales, procedió a disparar.

Los policías fueron suspendidos hasta investigaciones.

Desde el reporte policial del caso se desprenden las inconsistencias. El documento no tiene casi ninguna información solo indica que Taylor perdió la vida por disparos. El Departamento de la Policía de Louisville alega que el reporte solo tiene algunos errores técnicos. El reporte prácticamente está vacío.

La familia de Taylor presentó una demanda contra la Policía por muerte por negligencia y recibió doce millones de dólares por parte del estado de Louisville y sanseacabó.

El gran jurado de Louisville declinó inculpar a dos de los tres agentes involucrado en el asesinato de Taylor. La Fiscalía del estado de Kentucky decidió no presentar cargos penales contra los policías Mattingly y Cosgrove, pues argumento, “estaba justificado su uso de la fuerza”, solo Hankinson tiene pendiente una causa por “peligro injustificado temerario” y una fianza de quince mil dólares.

Todo el país espero seis largos meses hasta la sentencia. Los ánimos se caldearon cuando las autoridades negaron divulgar registros básicos, como la autopsia, o las imágenes de la cámara corporal de los oficiales o cuando fallaron en explicar los errores en los informes de los policías implicados.

Ante todos los asesinatos de estadounidenses de raza negra el presidente Donald Trump en silencio, pero solo en este caso de Taylor, a través de Twitter, señaló “rezo por los dos policías que fueron baleados esta noche en Louisville, Kentucky (...)”.

Sin justicia no hay paz, gritan en las calles de Estados Unidos, ahora, mismo siguen las protestas por Taylor. La vida de la enfermera no fue en vano, ninguna es en vano . Se ha declarado la Ley Breonna que exige a todos los agentes participes de los registros que porten cámaras corporales durante el proceso. Además, estas deben haberse encendidas al menos cinco minutos antes de que la orden sea llevada a cabo y cinco minutos después de que se haya terminado.

Esperamos sea la última víctima del racismo y la violencia policial, aunque dudamos.

Por: Cristina Leiva

fdd/ctl/rba

Comentarios