• Detrás de la Razón: EEUU pierde la guerra, pide paz y bajar las armas ¿por qué?

Lo veía y no lo podía creer, primero en papel al secretario de Estado de EE.UU., Mike Pompeo, quien a través de un comunicado, reveló lo impensable.

Y después en dos discursos, uno en Baréin y otro en Washington, el secretario de Defensa, jefe del Departamento de Defensa de EE.UU. (el Pentágono) y uno de los generales más agresivos, James Mattis, decía bajen las armas, queremos paz. ¿Estados Unidos pidiendo paz?

Después de 3 años y medio de apoyar a Arabia Saudí en la masacre que hace de niños, mujeres y civiles en Yemen, de darle toda la asistencia posible, aviones cisterna que reposten a los aviones saudíes en el aire, inteligencia, entrenamiento militar y una ostentosa venta de armas y munición para tenerlos bien armados y preparados para matar, ¿EE.UU. pide paz?

Y aquí se barajan muchas hipótesis, la primera y más creíble es que se dieron cuenta de que fueron derrotados. 3 años y medio de bombardeo, miles de millones de dólares, equipo militar de alta tecnología, aviones, barcos e infantería, y aun así no pudieron ganar la guerra contra los rebeldes que no tienen ni aviones, ni barcos, ni inteligencia satelital, lo que se puede traducir como una gran derrota.

La segunda, es que es muy misterioso que después de la muerte de Jamal Khashoggi, el periodista saudí crítico de la monarquía deshuesado en el consulado de su propio país en Estambul (Turquía), EE.UU. cambie de plan, política y espíritu: la paz sea con ellos. Ojalá, pero como yo no confío, también puede ser un disfraz, un “bluff” o una pantalla.

Y aquí viene la tercera, cuarta y varias hipótesis más que preguntaré en este capítulo. Como adelanto, por ejemplo, que esta sea una movida del príncipe heredero de Arabia Saudí, Muhamad Bin Salman, para lavar su imagen de asesino que tiene frente al mundo que hoy lo critica y lo señala como autoritario y dictador, algo que EE.UU. trató de tapar, pero ya no puede más, y ¿cuál sería la solución para que no lo hagan a un lado del camino a ser rey y de quedar como un buen gobernante?

La paz, sin duda, haciendo la paz con el movimiento popular yemení Ansarolá, que ha sangrado hasta el cansancio. Otra hipótesis es que esta sea una movida desde el seno republicano con fin electorero para las elecciones más importantes de EE.UU. hoy, las de medio término donde se decide todo. O un movimiento maquiavélico para dejar fuera a Irán, haciendo las paces con los yemeníes, a quienes acusa de estar apoyados por el Gobierno iraní.

Mientras preguntamos qué maniobra siniestra se trae el príncipe y sus amigos de Washington, lo más trágico es que el recuento más serio de muertes en Yemen por culpa de los bombarderos y bombardeos saudíes, es de hasta 80 000 muertos, según un grupo de académicos llamado Armed Conflict Location and Event Data Project (ACLED), que ha estado midiendo las víctimas, ya que el número de 10 000 muertos en Yemen se quedó desde hace casi dos años y los medios lo han repetido sin molestarse en actualizarlo.

Quizá porque los Gobiernos de EE.UU., Reino Unido y Francia, los que más venden armas a Arabia Saudí, no les interese que el mundo sepa del nivel de destrucción y muerte que ha provocado su aliado saudí en Yemen, y por eso ordene a Emiratos Árabes Unidos (EAU) y al propio Gobierno saudí que dificulte la entrada de periodistas vía su territorio.

La Organización de las Naciones Unidas (ONU) también ha lanzado una alerta, 14 millones de personas en Yemen, en riesgo de una hambruna mortal, y el conteo del reloj que indica que cada 10 minutos se muere un niño menor de 5 años. Cifras escalofriantes que describen la peor crisis humanitaria que ha tenido nuestro planeta en las últimas décadas. Un país hundido.

En “Detrás de la Razón”, nosotros preguntamos, los analistas contestan y usted en su casa concluye. Y si la realidad hace lo que quiere, entonces nosotros volveremos a preguntar. Lo importante es detectar las aristas que no nos dicen.

El análisis, las preguntas y respuestas a las nueve treinta de la noche, desde los estudios de Teherán; Londres, siete y Madrid, ocho de la noche; México y Colombia, una de la tarde.

Por: Roberto de la Madrid.

mhn/ncl/mkh

sábado, 3 de noviembre de 2018 23:47
Comentarios