• Detrás de la Razón: Buscan pedazos del cuerpo en el bosque ¿Trump oculta que el asesino le ofreció ayuda?

No acaba de sorprendernos el caso del periodista desaparecido Jamal Khashoggi. Ahora, después de 18 días de negarlo rotundamente.

El periodista no murió en su suelo, en su consulado de Estambul, de incluso decir que salió caminando después de realizar sus trámites de documentos para el matrimonio que quería realizar, Arabia Saudí se contradice ante el mundo, y dice todo lo contrario, que sí, que el periodista sí fue asesinado dentro de su consulado.

¿Así o más claro? Solo con esta confirmación oficial ¿no es suficiente como para no creerle, darle la espalda y castigar a Arabia Saudí con el desdén de todo el mundo, al confesarse públicamente de haber sido ya cómplice del asesinato al estarlo negando por 18 días, mintiendo y diciendo todo lo contrario? Pues parece que no es suficiente, sino al contrario -lo que me llena más de furia porque he estado siguiendo centímetro a centímetro este caso-.

El presidente de EE.UU., Donald Trump, apoya la versión de Arabia Saudí, que el príncipe heredero y su rey no sabían nada de esto, y felicita que hayan detenido a los presuntos culpables del asesinato; con lo que ahora todo parece que nombrarán a un chivo expiatorio para lavar la imagen de Muhamad bin Salman sacrificando al general Ahmed Asiri, hombre del círculo íntimo del príncipe heredero y número dos de la Inteligencia del país árabe.

En medio de esto, cada vez hay más voces en el Congreso de EE.UU. y activistas en el mundo que piden la cabeza saudí, castigo severo por mentiroso. Agnes Callamard, Relatora de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) sobre ejecuciones extrajudiciales: La explicación de Arabia Saudí sobre la ejecución arbitraria de Jamal Khashoggi es simplemente inverosímil.

Ningún Gobierno debería aceptarla. Necesitamos una investigación confiable, imparcial y transparente para identificar a los asesinos y al autor intelectual. El líder republicano del Senado estadounidense Lindsay Graham, aseguró que el relato saudí de la muerte del columnista de Washington Post no es creíble:

Primero nos dijeron que el Sr. Khashoggi, supuestamente, abandonó el consulado y hubo una negación general de cualquier participación saudí. Ahora se desata una pelea y él muere en el consulado; todo esto sin el conocimiento del príncipe heredero. El congresista demócrata, Adam Schiff, dijo que la versión de Arabia Saudí es dudosa: La afirmación de que Khashoggi fue asesinado mientras peleaba con 15 hombres enviados desde Arabia Saudí no es en absoluto creíble.

Si luchaba con los enviados para capturarlo o matarlo, era por su vida. El reino debe rendir cuentas. Si la Administración no actúa, el Congreso lo hará. El demócrata Chris Van Hollen, dijo que era un encubrimiento: ¿Realmente, después de casi dos semanas, esto es lo mejor que pudieron encontrar? Lo triste es que el presidente Trump, probablemente, intentará vender esto.

Estados Unidos no debe ser cómplice en este encubrimiento. Hasta John Sawers, exjefe del servicio de Inteligencia británico MI6, dijo que todas las pruebas apuntan a que el príncipe heredero saudí había ordenado el asesinato de Khashoggi: Creo que el presidente Trump y su equipo ministerial se están dando cuenta de lo peligroso que es que las personas actúen con la sensación de que tienen impunidad en su relación con los Estados Unidos.

Es que Arabia Saudí no le quedó más remedio que aceptar al ver que Turquía confirmaba de manera oficial el asesinato del periodista y que poseía pruebas contundentes como el audio que registra el descuartizamiento en vivo. Por si faltara poco en este rompecabezas de terror, ¿sabe usted quién es el chivo expiatorio al que le quieren cargar el muerto y cuál es su relación con Donald Trump?

En Detrás de la Razón, nosotros preguntamos, los analistas contestan y usted en su casa concluye. Y si la realidad hace lo que quiere, entonces nosotros volveremos a preguntar. Lo importante es detectar las aristas que no nos dicen. El análisis, las preguntas y respuestas a las nueve treinta de la noche, desde los estudios de Teherán; Londres, siete y Madrid, ocho de la noche; México y Colombia, una de la tarde.

Por Roberto de la Madrid

smd/rha/mkh

sábado, 20 de octubre de 2018 20:41
Comentarios