• Detrás de la Razón - Trump, calentamiento global o verdad del dólar
lunes, 13 de febrero de 2017 21:57

Está de moda en los pensamientos que apuntan a la conciencia de la humanidad, salir con un estandarte para defender la Tierra de las malas acciones del hombre.

Hay de todo, movimientos llenos de conciencia y otros de publicidad, todos apuntando a lo mismo. Se está calentando el planeta y la humanidad va directa a la destrucción.

El asunto es saber cuánta verdad o cuánta mentira hay en esto, o más bien cuánta manipulación. Y si todo es verdad, es tarea entonces urgente de cada uno de nosotros ponernos a trabajar de manera personal y colectiva, ya para hacer algo para nuestra descendencia generacional.

En cualquiera de los dos sentidos es urgente: ya sea conscientizar que todo esto es una manipulación con fines lucrativos o que si hay signos de la muerte que amenazan nuestra especie.

Como sea los aparatos científicos y no lucrativos nos están llenando de lo que dicen ser evidencia concreta: el planeta se la ha subido la temperatura un grado centígrado desde 1880; el mar del mundo ha subido 17 centímetros; la temperatura del agua marítima del mundo se ha calentado un poquito, 0.302 grados Fahrenheit; los casquetes polares han perdido peso, masa y extensión; el hielo en las montañas está desapareciendo; y las tormentas, los huracanes, tifones están aumentando su poder devastador; y los océanos se están acidificando, lo que podría matar la vida marina.

Aparte de esta evidencia científica consensuada, que incluso a los más rígidos podría estar también manipulada, el sentido común nos dice que algo está pasando, efectivamente, hemos visto que hay especies en extinción, que hay menos extensión de bosques, que el agua dulce y saladas está más contaminada, que hay comportamientos extraños en el clima y que sobre todo hay una contaminación terrible cada vez más en las urbes, contemplando esto no como consecuencia del calentamiento global, sino algo peor, como causa de hacerle daño a nuestra Madre Tierra.

Y la mano no proviene de la naturaleza, sino del hombre. Por eso, inducido o natural, llámese "calentamiento global" o "cambio climático" porque así se le quita un poco de peso al extremismo que culpa solo al hombre, hay que hacer algo por la conciencia ecológica que será el problema más grave del ser humano, mucho más que las guerras, el terrorismo o la violencia armada: no habrá como respirar.

Véase nada más los niveles de contaminación en China y véase también las gráficas de quién contamina más en el mundo con las emisiones de CO2 (dióxido de carbono): China y Estados Unidos.

En medio de esta contaminación desmedida, aparece el presidente de EE.UU., Donald Trump, para amenazar los pactos alcanzados en París, capital de Francia, para bajarle al nivel de emisiones contaminantes y así no sobre calentar la Tierra, porque todo esto, dice, es un invento, inventado por China para desprestigiar y mostrar que la industria de EE.UU. es obsoleta y no sirve.

¿Cuánta razón tiene Trump? ¿Cuánto daño podría hacer? En Detrás de la Razón: Trump, calentamiento global o verdad del dólar. Recordemos que el Congreso de EE.UU. no quiso ratificar el Protocolo de Kioto de 1997 porque el perjuicio económico que se sufriría por ralentizar las industrias al no usar la energía proporcionada por los combustibles fósiles.

Más aun, del lado de la ciencia: "estamos hablando de unas pocas décimas de cambio en la temperatura. Ningunas de ellas en los últimos ocho años por si acaso. Pero porque la temperatura en sí misma es tan poco espectacular, hemos desarrollado todo tipo de miedos sobre futuros escenarios - de inundaciones, plagas, de un aumento en las tormentas- cuando la física dice que cada vez deberíamos ver menos. Creo que es más que todo como cuando los niños se encierran en roperos oscuros para ver cuánto pueden asustarse a cada uno y a ellos mismos", asegura el físico Richard Lindzen, desestimando el calentamiento global de miedo.

En contraparte el panel científico de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), ha llevado a 195 países a firmar la creencia de que la Tierra se está calentando y que si no hace nada el ser humano iremos a la destrucción, conferencia de la ONU sobre el cambio climático en París, 2015.

En Detrás de la Razón, nosotros preguntamos, los analistas contestan y usted en su casa concluye. Y si la realidad hace lo que quiere, entonces nosotros volveremos a preguntar. Lo importante es detectar las aristas que no nos dicen.

El análisis, las preguntas y respuestas a las nueve treinta de la noche, desde los estudios de Teherán; Londres y Madrid, siete de la tarde; México a las 12 y Colombia, una de la tarde.

Por: Roberto de la Madrid.

xsh/ncl/hnb

Comentarios