• Detrás de la Razón: Baréin; otra puñalada a la causa palestina
lunes, 14 de septiembre de 2020 21:24

“Otra puñalada por la espalda” ha sido la expresión con la cual Palestina ha condenado el acuerdo de relaciones entre Baréin y el régimen de Israel.

Aún está fresca la rúbrica del reciente restablecimiento diplomático entre Emiratos Árabes Unidos (EAU) e Israel, y otra nación árabe hace lo mismo.

El mismo discurso, el mismo entramado. Donald Trump y Benjamín Netanyahu calificaron el momento nuevamente como un “día histórico”. De hecho, dicen que el presidente de EE.UU. habría insistido, para mayor simbolismo, en hacer coincidir el anuncio con el 11 de septiembre.

Llama la atención, que esto se da justo en un contexto en el que Netanyahu está en la cuerda floja por las investigaciones por casos de corrupción en su contra, y las protestas en Tel Aviv, y un Trump en las últimas semanas de su mandato.

¿Están intentando cerrar acuerdos que sean difíciles de revertir en un hipotético cambio de inquilino en la Casa Blanca?

Mientras Baréin, país que sirve de base a la 5tª. Flota de la Marina de EE.UU., alega que el acuerdo “ayuda a los palestinos”, un discurso muy similar al de Abu Dhabi días atrás. De hecho casi todo parece una copia de lo realizado con Emiratos. El acuerdo prevé un pronto intercambio de embajadores y conexiones aéreas.

A esto cabe añadir el consentimiento de Arabia Saudí, que aunque no se ha ufanado tanto de los recientes acuerdos, las hipótesis sobre el terreno que se estaría limpiando para que sea Riad el que pronto normalice relaciones con Tel Aviv, suena cada vez más.

No es menos importante lo que estaría dejando en evidencia estos anuncios de reinos árabes. Ante lo que muchos analistas tildan como el fracaso del llamado “acuerdo del siglo”, lograr acercarse a estos países del Golfo Pérsico, puede ser una de las estrategias que le funcionen a Israel, que aún sigue siendo ayudado por Jared Kushner, asesor político y yerno de Trump.

Si se trata de la Liga Árabe (LA), reunida hace unos días, reiteró que sigue apostando por el Plan Árabe de Paz, que propone exactamente dos Estados; sin embargo, ha evitado pronunciarse sobre los dos acuerdos, que aumentan el número aún reducido de países árabes que reconocen a Israel. Egipto y Jordania fueron los primeros, unas décadas atrás.

Para los palestinos, tanto la Autoridad Nacional Palestina, como la Resistencia, esto solo puede ser rechazado y alegan que va en contra de sus derechos.

Incluso mediante un comunicado, la Organización para la Liberación de Palestina (OLP) compartió que el tratado tripartito es “una traición a la causa palestina” y “una medida extremadamente peligrosa”, dado que vulnera la iniciativa de paz árabe de 2002.

Irán y Turquía también han cuestionado dichos acuerdos y acercamientos.

El martes 15 de septiembre, cuando Washington aspira firmar los acuerdos junto a la monarquía bareiní y el régimen israelí, será considerado como un “día negro” para el mundo árabe, así lo señaló el primer ministro palestino, que además anunció la derrota de las instituciones de la Liga Árabe, que han dejado en evidencia más división que unión.

Por el momento sigue en la palestra la interrogante sobre:
Tras Baréin, ¿qué otro país árabe podría acercarse al régimen israelí?

Mientras el reino de los Al Saud sigue siendo la apuesta de muchos, Omán recibió con beneplácito el acuerdo de Emiratos Árabes Unidos, pero reiteró su compromiso con los derechos legítimos del pueblo palestino. Por su parte, Kuwait y Qatar han optado por hacer silencio.

En Detrás de la Razón, nosotros preguntamos, los analistas contestan y usted en su casa concluye.

Por: Danny Pérez Díaz

fdd/ncl/hnb

Comentarios