• Detrás de la Razón: Afganistán entre la repartición o una guerra civil
jueves, 12 de agosto de 2021 21:28

Mientras los talibanes siguen avanzando en Afganistán, el gobierno de la nación les ha ofrecido compartir el poder en el país. Si así como lo leen, un "acuerdo de reparto de poder" a cambio de dar fin a los combates.

En los últimos 20 años Afganistán ha sido terreno de guerra e invasión estadounidense, pero hoy más que nunca vuelve a ocupar los titulares de la mediática internacional, porque tras el anuncio del presidente estadounidense Joe Biden de que retiraría a las tropas de su país del territorio afgano, parece estarse cumpliendo lo que muchos predijeron o pronosticaron; un resurgimiento o despertar del Talibán, que está generando una convulsión en la población de la nación surasiática.

En menos de una semana el grupo armado se ha hecho de una decena de capitales de provincias y les tomaría solo 90 días tener bajo su control todo el país, según una evaluación de inteligencia de Estados Unidos.

Pero lo más preocupante es la cantidad de víctimas mortales y desplazados que han caído en esta escalada. Aunque había dicho el propio Biden, que las tropas afganas superan en número a los talibanes y están preparadas para luchar, sin embargo el panorama parece ser otro.

Lo cierto es que dos décadas después, el país todavía no logra la paz. Según el grupo de investigación Action on Armed Violence, en 2020 hubo más afganos muertos por dispositivos explosivos que en cualquier otra parte del mundo.

Afganistán tiene una composición social muy compleja. Para empezar habría que entender que en un país donde conviven una sociedad multiétnica y mayoritariamente tribal, una invasión de fuerzas militares de Occidente podría generar mucho más caos de lo que ya generaría en cualquier otro país, además las de las diferencias internas entre quienes detentan el poder y los grupos que no.

A esto se le debe añadir la presencia de las agrupaciones terroristas Al Qaeda y Daesh, entre otros. Todo se convierte como en un coctel que podría resultar muy peligroso.

Y adicional a todo esto, una posición geoestratégica clave en el paso entre Oriente y Occidente que ha hecho de Afganistán un territorio proclive a los conflictos armados.

Mientras el tablero se pinta así, los representantes del Gobierno, los talibanes, la ONU, la Unión Europea, EE.UU. y otros países, se reúnen en Doha, capital catarí, para abordar la escalada del conflicto.

Algunos vaticinan una guerra civil, y otros estudiosos en la materia se preguntan si al final Washington terminará quedándose por petición del propio Afganistán y la comunidad internacional para "calmar las aguas".

En esta edición de Detrás de la Razón por Hispantv, analizamos junto nuestros analistas internacionales, el escenario afgano y lo que se vislumbra en su futuro próximo.

Por Danny Pérez Díaz

rtk

Comentarios