Publicada: sábado, 22 de mayo de 2021 12:15

Durante 11 días de intensos combates contra el ejército israelí, la Resistencia palestina ha alcanzado al menos 10 logros importantes, algunos de los cuales no tienen precedentes.

El régimen de Israel aceptó el viernes un cese de los combates “recíproco, simultáneo y sin condiciones” con los grupos de la Resistencia palestina en la asediada Franja de Gaza. Pese al cese de las hostilidades, los daños están hechos y la Resistencia, también, ha conseguido logros sin precedentes.

El más importante del último conflicto armado es que en la nueva intifada (levantamiento popular) y en contraste con las anteriores, el nivel de simpatía palestina se ha convertido en un ejemplo prominente y, por supuesto, prometedor. Además, demostró que la causa palestina ni está muriendo ni está enterrada, sino que alza de sus cenizas.

Después de este conflicto, el mundo ha sido testigo de la formación de una intifada dentro de los territorios palestinos ocupados, incluidos Cisjordania, Gaza, Al-Quds (Jerusalén) y los territorios de 1948, así como las fronteras comunes de Palestina con Jordania y El Líbano. Todos estos pueblos se unificaron, y cada uno aportó su grano de arena a la lucha contra el sionismo mundial.

El segundo logro de la guerra es la situación posterior al llamado “acuerdo del siglo” del expresidente estadounidense, Donald Trump, ya que la confrontación con Israel ha relegado al olvido esta propuesta proisraelí, y ha neutralizado su proyecto de normalización de relaciones entre Israel y los países árabes de la región.

Con el “acuerdo del siglo”, Trump buscaba acabar con el reclamo histórico de los refugiados palestinos a su “derecho de retorno” a sus tierras, después de que fueran expulsados por Israel en 1948, además de intentar que se olvidaran de la zona oriental del Al-Quds (Jerusalén Este), como capital del futuro Estado de Palestina. En cambio, el citado pacto acoge con beneplácito una ocupación israelí permanente de Cisjordania y la anexión total de casi todas las colonias ilegales construidas allí, las cuales vulneran toda norma del derecho internacional.

Otro logro de los acontecimientos recientes es que el pueblo palestino supo distinguir entre sus verdaderos amigos y esos que están fingiendo apoyar a la causa palestina.

El conflicto armado, también, puso de relieve la ineficacia del sistema antimisiles de Israel, Cúpula de Hierro. Este sistema destruyó varios cohetes en el aire antes de su impacto en los territorios ocupados. No obstante, un número cada vez mayor de cohetes ha logrado evadirlo impactado en los territorios ocupados y provocando muertes y destrucción.

Aunque es tecnología de punta, expertos militares reconocen que la intensidad de los bombardeos palestinos y las múltiples direcciones desde las que se lanzan cohetes han puesto entredicho una vez más las vulnerabilidades de la defensa israelí ante cohetes de corto alcance.

Usar aviones no teledirigidos (drones), misiles Kornet y tierra-aire, que alcanzaron y destruyeron con éxito blancos militares y vitales en los territorios palestinos ocupados por Israel, se considera otro logro para la Resistencia palestina. Las Brigadas Ezzeddin Al-Qassam, brazo militar de HAMAS, informaron el sábado del ataque a una reunión de soldados israelíes en la base militar de Kissoufim con un dron suicida y proyectiles de mortero. Los drones suicidas vuelan como un UAV (vehículo aéreo no tripulado), y una vez que identifican un objetivo, vuelven a atacar como un misil.

El octavo logro de este período de conflicto es la madurez conductual de la Resistencia palestina en comparación con las guerras de 22 y 33 días, ocurridas en 2008 y 2014, respectivamente. Durante el reciente conflicto, la Resistencia ha hecho que las áreas cercanas a la Franja de Gaza, como Asqalan, Ashdod, etc., sean inseguras hasta el punto de que se espera que menos colonos confíen en el régimen sionista para regresar a sus viviendas en estas regiones.

El noveno logro, por un lado, es el aumento del coraje de los palestinos en la lucha contra Israel en toda Palestina, y la adquisición de nuevos métodos y modelos en la lucha contra este régimen, por otro.

La huelga de miles de los palestinos en los territorios ocupados, enfrentamientos con los militares israelíes, incluidos atropellamiento de soldados y la retirarada de la bandera del régimen israelí en Haifa, forman parte de nuevos métodos de la lucha palestina.

Y, finalmente, el último y principal logro es que en esta ronda de conflictos, la cuestión de Palestina, que había estado casi marginada durante algún tiempo por decisión de algunos países árabes de normalizar lazos con el régimen ocupante, volvió a ser prioridad para los árabes y musulmanes.

La empatía general de los musulmanes en la región y del mundo con la Resistencia, por un lado, así como la empatía de las personas libres del mundo en Estados Unidos, el Reino Unido, Francia y otros países con la cuestión palestina, por otra parte, demuestran el derecho inalienable y legítimo de los palestinos en su lucha contra la ocupación israelí.

Por Mohsen Khalif Zade