• Detrás de la Razón; Guerra en América: EEUU vs Rusia, Trump mueve portaaviones nuclear y Putin, militares
lunes, 1 de abril de 2019 20:15

Venezuela SA de CV o Venezuela Company, es lo que ve brillar Donald Trump desde Washington, donde lo dijo así, descaradamente frente a la esposa de Juan Guaidó.

Que consideraba a su país como una compañía. Eso explica perfectamente por qué amenazó a Rusia para que saque los dos aviones repletos de militares rusos que envió el presidente Vladimir Putin a Caracas.

Parece evidente que la presencia rusa estorba para los intereses sobre todo trumpistas y de paso estadounidenses, porque ahora es Trump que araña todo por quedarse con Venezuela. Pero en lo que coincido con Trump es que Venezuela lamentablemente parece una Compañía, una vaca lechera donde todo el mundo tiene intereses.

Qué bonito sería que cada país explotara sus propios recursos, que sacara beneficios de sus tierras y la integridad de ese dinero fuera parar a la sociedad de ese país, ricos y pobres, pero ellos mismos en su derechos de autodeterminarse y autoconducir su futuro. Pero Venezuela es el tablero de las 3 potencias: EE.UU., Rusia y China.

Para EE.UU., ya lo hemos dicho hasta el cansancio, Venezuela significa un cheque en blanco, jugoso, sabroso, no solo por lo económico ni energético que eso ya es mucho, sino también por la posición geoestratégica, invocada por la Doctrina Monroe hecha por John Quincy Adams a la medida para el presidente Monroe en 1823 y para las ambiciones imperialistas de EE.UU., para ser eternas.

América es sólo para los Americanos, que supone sí, un golpe contra el colonialismo, pero no de EE.UU., sino de Europa y de la triple alianza de aquel tiempo donde pertenecía Rusia, es decir, nadie del viejo mundo puede conquistar, colonizar, controlar o apropiarse el Continente Americano a partir de que EE.UU. se constituyó como nación.

¿Quién les dio ese poder? Ellos mismos. Y hoy, ya no estamos en el siglo 19, y hace dos días, John Bolton, el asesor de Seguridad Nacional de EE.UU., la vuelve a invocar para justificar su argumento de que Rusia es un peligro para la paz y la seguridad de la región, lo mismo que han dicho en Oriente Medio.

Regresando a mi crítica a las potencias, digo que qué hermoso sería que cada país se autoexplotara sus recursos, pero resulta que Venezuela tiene un valor, por lo menos el conocido de miles de millones de dólares de venta de armas para Rusia, 10 000 millones de dólares en préstamos; y para China, un valor muchísimo mayor, ha prestado casi 70 000 millones de dólares a Caracas.

Si lo vemos desde la distancia podemos entender qué se juega en Venezuela. Los apagones que han dejado a oscuras, la inflación, el autoproclamado Guaidó, la represión, cualquier cosa es lo de menos, porque lo de más y lo que realmente importa para las potencias, es la intersección de intereses geopolíticos de las potencias. Habrá que ver hasta dónde están dispuestas a perder, para ver el futuro de nuestros hermanos venezolanos.

En Detrás de la Razón, nosotros preguntamos, los analistas contestan y usted en su casa concluye. Y si la realidad hace lo que quiere, entonces nosotros volveremos a preguntar. Lo importante es detectar las aristas que no nos dicen. El análisis, las preguntas y respuestas a las diez treinta de la noche, desde los estudios de Teherán; Londres, seis y Madrid, siete de la noche; México, doce, y Colombia, una de la tarde.

Por Roberto de la Madrid

smd/

Comentarios