• Detrás de la Razón; ¿Biden o Trump?: Guerra electoral en EEUU
miércoles, 16 de septiembre de 2020 21:00

Si en 2016 evidenciamos una batalla campal entre los entonces candidatos a las presidenciales en EE.UU., Hillary Clinton y Donald Trump, cuatro años después, la nueva carrera electoral por la silla del Despacho Oval de la Casa Blanca ha sobrepasado lo visto en los anteriores comicios.

Empezando por el panorama mundial, el cual ha cambiado mucho, y no precisamente para mejor, dos nombres se miden a muerte para las presidenciales de 2020 en el país que intenta dominar los hilos del acontecer internacional.

Joe Biden y Donald Trump. Uno busca devolverle a los demócratas cuatro años más en el poder, y el otro continuar cuatro años más al frente de la nación norteamericana, con su instaurada política unilateralista, de garrote y bajo el argumento de “América primero”.

Faltando menos de 50 días para los comicios, EE.UU. no deja de ser noticia al estar inmerso en las secuelas letales de la pandemia del coronavirus, una economía venida a menos ante las pérdidas de miles y miles de empleos, una ola de protestas antirracismo y en contra de la brutalidad policial exacerbada contra los afrodescendientes, la represión de esas manifestaciones, devoradores incendios y hasta presunciones de posibles complots y alteración del orden constitucional.

Las encuestas han sido un motor para medir lo que ha venido pasando en la nación norteamericana en los últimos meses, sin embargo, nada puede darse aún por sentado. Por ejemplo, Joe Biden llegó a la Convención Demócrata con las encuestas a favor.

En el mes de junio, un sondeo publicado por el diario The New York Times le daba una sorprendente ventaja de 14 puntos porcentuales respecto a Trump, al obtener el 50 % de las preferencias, frente al 36 % del mandatario republicano.

No obstante, una encuesta difundida a comienzos de agosto por la cadena CNN encendió todas las alarmas en la campaña del demócrata, al revelar que la diferencia se había acortado a solo cuatro puntos a favor de Biden, un 50 % contra un 46 % del actual inquilino de la Casa Blanca.

Otro estudio realizado del 3 al 8 de septiembre por Reuters/Ipsos muestra que Biden supera a Trump por 12 puntos porcentuales.

Lo cierto es que aunque los sondeos van y vienen, al final, en EE.UU., el número de votos que ganas es menos importante que dónde los ganas.

La mayoría de los estados suele votar siempre de la misma manera. Esto significa que, en realidad, solo hay un puñado de estados en los que ambos candidatos tienen la opción de ganar.

Estos son los lugares donde se gana y se pierde la elección, y se conocen como “estados péndulo”. Hasta el 4 de septiembre, según Real Clear Politics (RCP), los sondeos de los estados péndulo son alentadores para Biden, pero queda mucho camino y mucho podría cambiar.

Mientras las encuestas siguen su curso, Joe Biden y los demócratas están buscando poner en el centro del debate los temas del manejo de la pandemia y el cambio climático, mientras que Donald Trump ha buscado desviar la atención de esos asuntos al poner su lema central sobre “la ley y el orden” y la amenaza de la izquierda radical para atemorizar a los votantes y consolidar sus bases.

En medio de esta guerra electoral, Trump también se ha valido de satanizar el sistema del voto por correo, imponiendo, además, cambios al tradicional Servicio Postal de EE.UU., muy necesario en medio de la amenaza por la COVID-19.

Pero... en una sociedad como la estadounidense, ¿podría funcionarle al magnate su discurso y advertencias al calificar a su contendor de izquierdista o al decir que es solidario con los “anarquistas” en las protestas de indignados antirracistas?

¿Podría mantener arriba al exvicepresidente de Obama su insistencia en que Trump ha enardecido de nuevo la lucha racial de hace más de seis décadas en la nación, y sobre su desprecio a los acuerdos climáticos, mientras el fuego arrasa con importantes hectáreas en estados, desplazando a más de 200 000 personas?

Aún falta un trecho en el que pueden suceder muchas cosas y hasta el último minuto, el 3 de noviembre, todo puede cambiar.

En Detrás de la Razón, nosotros preguntamos, los analistas contestan y usted, en su casa, concluye.

Por: Danny Pérez Díaz.

xsh/anz/mjs

Comentarios