• Francia y Alemania buscan suavizar tensiones entre EEUU y Rusia | Detrás de la Razón
martes, 8 de febrero de 2022 21:44

Los vientos de guerra, signados por las cada vez más tensas relaciones entre Rusia y EE.UU., entre otros puntos, por el tema referente a Ucrania, están llegando a un nivel realmente alarmante.

EE.UU. acusa a Rusia de querer invadir a Ucrania, lo que Rusia y su presidente, Vladimir Putin, han negado rotundamente en innumerables oportunidades.

Sin embargo, la Organización del Tratado Atlántico Norte (OTAN), que en 2019 declaró a Rusia como su enemigo número 1, conjuntamente con EE.UU., vienen plagando Ucrania de contingentes de soldados y de equipos militares, además de tratar de ir cercando las fronteras rusas por todos los ángulos posibles.

A todas estas, el Gobierno ruso ha exigido, tanto a la Administración de Joe Biden, como a la Alianza Atlántica, garantías de seguridad para sus zonas fronterizas y, obviamente, para su territorio, lo que ha sido respondido de manera muy poco clara tanto por Washington, como por la OTAN.

Esto ha generado una gran preocupación a Rusia, que no está dispuesta a permitir más avances inconsultos y unilaterales de parte de estos dos elementos cuyos propósitos, lejos de tener que ver directamente con el supuesto “peligro” de una invasión a Ucrania, alberga un trasfondo que más tiene que ver con lo que EE.UU. está perdiendo por culpa de ese poderoso gasoducto ruso, que pasa por Alemania y que se llama: Nord Stream 2.

Para intentar calmar las tensiones, el presidente de Francia, Emmanuel Macron, visitó a Putin en el Kremlin para, según él, intentar disuadirlo de invadir Ucrania, a lo que el mandatario ruso se limitó a recordarle que Rusia no tiene intenciones de invadir a Ucrania, pero que tampoco va a permitir que EE.UU. y la OTAN pretendan cercar sus fronteras y seguir poniendo a Ucrania, más, en su contra.

Por otra parte, Olaf Scholz, nuevo canciller de Alemania, visitó a Biden en la Casa Blanca y fue, literalmente, a decirle que SÍ a todo lo que el presidente estadounidense le exigió, incluyendo el cierre del gasoducto Nord Stream 2 si, según Joe Biden, Rusia no se pliega a sus designios.

Alemania, sorpresivamente, dijo que sí a esta exigencia, sabiendo que Nord Stream 2 es quien le suministra gas natural a ese país y a gran parte de Europa. Berlín se mostró solidario con EEUU, al igual que la Unión Europea (UE), sin saber a lo que se exponen.

Washington prometió abastecer de petróleo y gas a Alemania y a todos los países europeos que lo requieren, a cambio de cerrar Nord Stream 2, que es el verdadero norte de EE.UU., pero, por cuanto podrá hacerlo.

Rusia está económicamente preparado para que su economía siga adelante sin venderlo petróleo y gas a Europa; y Europa, ¿Está preparada para subsistir sin el gasoducto ruso y depender de las migajas estadounidenses? ¿Por cuánto tiempo? Y EE.UU., ¿Por cuánto tiempo y en qué cantidad suministrará el gas y el petróleo que requiere toda Europa? ¡EE.UU. promete y NO cumple! Eso ya es de todos conocido.

Para ver todos los episodios de Detrás de la Razón siga el canal oficial del programa: YouTube.com/DetrasDeLaRazonOficial.

Por: Carlos Alonso

xsh/ncl/mkh

Comentarios