• Detrás de la Razón - Adiós Europa, Estados Unidos y Reino Unido os contemplan
miércoles, 8 de febrero de 2017 0:05

El mundo quizá comienza a configurar un nuevo mapa. El legendario Occidente se está transformando, quizá en vías de desaparición.

Se dé paso a una nueva etiqueta para referirse a los que siempre han querido imponer su voluntad, su verdad y su política, o más aun, para ya no referirse jamás a ellos, lo que dé paso a otra cosa, a un aislacionismo que involucre naciones solitarias en busca de la cima del mundo.

Vamos de regreso al nacionalismo, como para recuperar lo que creen se perdió, o que ven que el antiguo modelo hegemónico ya dejó de funcionar en todo su poder.

Las explosiones de nacionalismo quizá se deban a la feroz imposición de la globalización donde la identidad propia fue masacrada por la desesperación imperial de que todo luzca con la misma bandera: el dólar, el precio del petróleo, la orientación de las bolsas, las finanzas, los productos transnacionales, y las banderas mismas, como la de la Unión Europea (UE), ondeando en cada edificio público en países ajenos a una identidad única: el euro.

Pero se impuso la economía, y la moneda torció su característica tradicional en pro de una unión, quizá de ensueño, quizá de falsas promesas de libertad.

El asunto es que hoy, con este antecedente se fraguan ya ideas de desmantelar las costumbres, la ideología y quizá también la forma en que los occidentales veían el mundo, eurocéntrico, muchas veces como herencia del siglo XVII.

Ya empezó con el brexit, con el divorcio del Reino Unido de Europa, y digo Europa porque la UE era ese proyecto: Europa, unida. Le siguió Estados Unidos con su nuevo presidente, Donald Trump, que promueve justo eso, la desintegración.

¿Y ahora, quién sigue? Lo más cercano, quizá Francia, sino es que Holanda. La líder del partido Frente Nacional (FN), Marine Le Pen, que se enfila a ser presidente de Francia, amenaza con sacar a su país de la UE, incluso dice que rápido, en tan solo seis meses.

Reclama lo que le decía este periodista más arriba, ser propio y rechazar lo extranjero. El problema es que Le Pen es extremista e islamófoba, como líder del partido extrema derecha FN amenaza con ir más allá, sacar al país de la UE, eliminar el euro de los bolsillos de los franceses y convertir el país en una cerrazón total de odio a lo no francés.

Adiós Europa, parece ser el nuevo vals que se escucha al meterse el sol de la civilización que dijo ser la defensora de los derechos humanos y que lo único que defendió fue su orgullo de querer aplastar a todos con un disfraz hermoso, porque sí es hermoso: la verdad, la justicia y la democracia, que no supieron usar transparentemente.

En Detrás de la Razón, los días contados de Europa ante la amenaza de un éxodo de países europeos que van rumbo al mar: islas de Europa.

Las elecciones franceses son en menos de 3 meses, y Le Pen no está tan perdida en las encuestas, lidera los sondeos en la primera vuelta, seguida del candidato François Fillon y de Emmanuel Macron: o sea, 25 % de los votos de Le Pen, seguida de Fillon quien es de los republicanos, con 23 %, y Macron con 17 %.

Marine Le Pen, hija del famosísimo Jean-Marie Le Pen, amigo del antiguo dictador nazi Adolf Hitler en la ideología, y acusada incluso de celebrar y festejar la apología de crímenes de guerra o de decir que la matanza nazi en Francia no fue particularmente inhumana.

¿Hacia dónde se mueve Europa? ¿Cuál es el destino de los europeos? ¿El poder de Europa se está hundiendo? ¿A quién le conviene esto, a Rusia y a Estados Unidos? ¿Fue planeado o es algo espontáneo de la raza humana?

En Detrás de la Razón, nosotros preguntamos, los analistas contestan y usted en su casa concluye. Y si la realidad hace lo que quiere, entonces nosotros volveremos a preguntar. Lo importante es detectar las aristas que no nos dicen.

El análisis, las preguntas y respuestas a las nueve treinta de la noche, desde los estudios de Teherán; Londres y Madrid, siete de la tarde; México a las 12 y Colombia, una de la tarde.

Por: Roberto de la Madrid.

xsh/nii/

Comentarios