• Foro Abierto: Estados Unidos; el auge del supremacismo
jueves, 18 de abril de 2019 17:34

La reciente publicación por el diario The Washington Post de las conclusiones de un informe científico de investigadores de la Universidad de North Texas, Estados Unidos, ha puesto sobre la mesa una preocupante realidad.

Los actos de odio, por razones étnicas, ideológicas o de sexo aumentaron un 226 % en los lugares donde Donald Trump focalizó su campaña electoral. Según el informe, el repunte de estos tipos de actos criminales se elevó un 17 % en 2017.

En los últimos meses desde las filas demócratas han subrayado que, aunque el presidente se ha desmarcado de la relación entre su discurso y tales hechos, la dialéctica resumida en su frase de ‘Make America great again’ (Hagamos a Estados Unidos grande nuevamente) podría haber contribuido a enarbolar el patriotismo exacerbado, especialmente en grupos supremacistas.

Raúl Peña, analista político, subraya que en los típicos caladeros de votos donde Donald Trump ha ido a hacer mítines y donde ha focalizado su campaña los actos de odio no han subido un 17 %, sino un 226 %. Y además el daño que Trump está haciendo con sus declaraciones va más allá de las cifras. Su discurso está calando porque lo que intenta es buscar un culpable, generalmente el más vulnerable.

Lola Albiac, periodista, remarca que desde la llegada de Trump a la Casa Blanca, el discurso intolerante y excluyente se ha normalizado. El mandatario estadounidense nunca ha condenado ningún incidente racista, ni siquiera en Charlottesville. Hay una especie de permisividad a ciertas conductas que antes se sancionaban y provocaban dimisiones. Las actitudes supremacistas han dejado de ser marginales.

Israel García-Juez, periodista, apunta que Estados Unidos ya era racista antes de la presidencia de Trump y ya tenía problemas con la tenencia de armas. Lo que hemos escuchado en labios de Trump lo hemos escuchado en el discurso de otros políticos, y son reflexiones que las sociedades tarde o temprano tienen que hacer.

Roberto Centeno, catedrático de Economía, dice que este estudio es absolutamente discutible y marginal. Sin embargo, hay una cosa muy clara: la gente quiere una inmigración controlada, y eso no responde a ningún discurso de odio. No se ha dicho que Trump ha sido el único presidente de Estados Unidos que haya planteado la limitación del uso de armas automáticas y de guerra.

kmd/rha/hnb

Comentarios