• Foro Abierto - Brasil: el proceso judicial contra Lula
viernes, 2 de febrero de 2018 14:30

El Superior Tribunal de Justicia (STJ) de Brasil, máxima corte penal del país sudamericano, rechazó el martes en apenas unas horas el recurso presentado por los abogados del expresidente Luiz Inácio Lula da Silva (2003-2011) para evitar su eventual encarcelamiento.

Es el capítulo más reciente de un largo entramado judicial precedido por la ratificación hace unos días —por parte del Tribunal Federal 4 de Porto Alegre— de la sentencia por corrupción del juez Sérgio Moro contra el exmandatario, que aumentaba a doce años la petición de cárcel.

Aun cuando las sentencias admiten que no todo está claro, buena parte del material probatorio contra Lula proviene de la confesión del expresidente de una constructora que pactó beneficios penitenciarios. En el centro del debate está un departamento valorado en 1,2 millones de dólares.

El pasado fin de semana en un mensaje dirigido a una conferencia de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO, por sus siglas en inglés), Lula insistió en ser víctima de una persecución política que, según afirmó, tiene como objetivo principal impedir que vuelva a postularse a la Presidencia en las elecciones previstas para octubre próximo.

Estela Viana, periodista, recuerda la presunción de inocencia de Lula y dice que “no hay pruebas materiales, aunque ciertamente no tenemos esperanzas en la justicia brasileña. Aun esperamos que juzguen a Michel Temer (el presidente actual). El juicio de Lula es político y la rapidez con la que fue juzgado es increíble, por delante de más de 250 juicios. Aun así Lula ha lanzado su precandidatura a la presidencia y tiene una intención de voto mayor que el resto de contrincantes”.

Angel Vazquez, abogado y asesor jurídico, dice que “la condena ha sido unánime, pero el problema con Lula es la politización de todo a su alrededor. El STJ hizo a Sergio Moro bueno, ya que aumentó la condena propuesta por él, y esto es muy grave. Además, si el impeachment a Dilma Rousseff fue desproporcionado, ahora hay un sesgo político claro detrás de la condena a Lula. De todos modos, creo que conseguirá salir de candidato y resultará ganador”.

Sonia Alda, historiadora, se fija en “la posibilidad de que Lula siga recurriendo su juicio, mientras insiste en un discurso antiinstitucional. Lula tiene un juego peligroso en el que desacredita a la justicia. Lula no está demostrando que sea inocente. Aquí lo que hay es una jugada estratégica del Partido de Trabajadores (PT), que no tiene plan B para las elecciones. Lula y Dilma pretenden aparecer como mártires, objetos de un supuesto complot. Hay una personalización de la política”.

José Luis Urosa, abogado, subraya que “Lula no puede hablar de presunción de inocencia. Es un condenado. Ha sido un juicio justo. No estamos hablando de indicios. Son pruebas fehacientes. Ha habido un proceso judicial y probatorio. Lula es culpable y está condenado. El proceso judicial ha sido un ejemplo, y demuestra que hay cosas en Brasil que sí funcionan. Las mayorías no establecen la verdad. Mezclar la justicia y la política no es una buena idea”.

xsh/mla/alg

Comentarios