• Detrás de la Razón: Sudán; se va Al-Bashir, ¿Qué viene después?
domingo, 14 de abril de 2019 22:15

Llueve no más de 10 días en todo el año, ya lo demás es regalo de la naturaleza. Es uno de los países con menos desarrollo en el mundo, y es uno de los países con más hambre en el mundo.

Un quinto de su población vive con un dólar al día. Y es también uno de los países más corruptos. ¿Qué hacer con ese escenario? Sin duda es un gran desafío, no para su gobierno, que ellos sí tienen acceso a muchas cosas de ricos, sino para el pueblo. Y esta vez, Sudán dio una clase y ejemplo al mundo de que cuando hay decisión, valentía y unión, nadie puede con la voz popular. Desde diciembre pasado, salieron a las calles, y por más que el presidente Omar al-Bashir intentó de todo, enviarles a la Policía, matar manifestantes, encarcelar a miles, deshacer el gobierno, declarar Estado de emergencia, todo, ni así ni sus artimañas de ser un criminal según la Corte Internacional de Justicia (CIJ), pudieron vencer al pueblo.

A las mujeres de Sudán hay que premiarlas porque jugaron un papel muy importante en mantener a todos unidos con sus cantos y arengas, sin miedo a los balazos ni a la represión se pusieron a bailar y recitar, que los mismos soldados del Ejército, lanzaron bala para protegerlas junto con la multitud, de la Policía que intentó, pero no pudo, apagar el descontento popular. Así se fue Al-Bashir, tras 30 años de tener en sus manos al país.

Vio de todo, guerras intestinas, sanciones de EE.UU., secesión -se separó la mitad del país-, una sangría de 400 000 muertos de la que lo acusa la CIJ, peligro de hambrunas, sequías, terrorismo, descontento social, pero nunca se fue en 3 décadas, se aferró al poder y nadie le pudo sacar. Hoy, sus militares, por fin lo depusieron al ver que no podían hacer nada ante el pueblo, basta ver si es un golpe de Estado de falsa bandera, porque no quieren entregarlo a La Haya, dicen que dentro del país ellos mismos lo juzgarán, además de que primero pusieron a un líder militar amigo de Al-Bashir en su lugar, y aunque luego lo quitaron, ahora prometen el cambio al Gobierno civil en dos largos años, movimientos que han olido mal, por eso la gente sigue en las calles.

Pero el asunto es que Bashir está muerto políticamente. ¿Cuál es el futuro para esta pobre gente? Para contestar esta pregunta hay que hacer otra: ¿Por qué es importante Sudán para las potencias del mundo? Porque en la medida que las potencias se pongan de acuerdo, sin duda, el futuro será más prometedor. No olvidar que la principal compañía de productos de petróleo que mueve la economía sudanesa está en manos de Asia, y solo el 5 % es de Sudán.

En Detrás de la Razón, nosotros preguntamos, los analistas contestan y usted en su casa concluye. Y si la realidad hace lo que quiere, entonces nosotros volveremos a preguntar. Lo importante es detectar las aristas que no nos dicen. El análisis, las preguntas y respuestas a las diez treinta de la noche, desde los estudios de Teherán; Londres, seis y Madrid, siete de la noche; México, doce, y Colombia, una de la tarde.

Por Roberto de la Madrid

smd/rha/alg

Comentarios