• Detrás de la Razón: Profecía del Apocalipsis secuestra EEUU, Trump y su plan de Paz
martes, 25 de junio de 2019 22:17

Con dinero baila el perro, es un refrán muy común en Latinoamérica, y parece ser que esa idea se le metió a Donald Trump, más que él todo lo quiere resolver con lo económico.

De esta forma autorizó el plan de su yerno, Jared Kushner, para que Israel y Palestina finalmente alcancen la paz. Lo que no calculó bien es que ni los palestinos son perros, ni el dinero es la cuestión a resolver.

El plan que hoy se presenta en Baréin, no es otra cosa que la hipnosis palestina a través de venderles el sueño que todo ser humano anhela, sobre todo los palestinos: tener una vida digna en un país que haya riqueza, prosperidad, oportunidades, trabajo, educación, medicina, diversión; calidad de vida que se traduce, en apartamentos y casas ultra modernos, centros comerciales, edificios con tiendas y piscinas, grandes compañías generadoras de empleos dignos y hasta parques de atracciones para que toda la familia se divierte y se la pase bomba.

Estoy hablando de 50 mil millones de dólares en tan solo una década, para florecer y transformar la vida palestina, sobre todo la de Gaza que hoy es de escasez, pobreza y destrucción. Es decir, con dinero, los palestinos dirán que sí, es lo que tiene en mente, el presidente estadounidense, Donald Trump, y su yerno para satisfacer la presión sionista dentro de EE.UU. comandada por los defensores de Israel, en su cara visible, el primer ministro Benjamín Netanyahu.

Probablemente hayan considerado el “no” palestino, pero quizá crean que con el tiempo, dirán que sí al dinero. Y sucedió lo primero. No. Los palestinos dicen que ni la mejor vida, ni las casas de lujo, ni el bienestar que promete, por cierto un experto en vender casas y edificios, porque eso es a lo que se dedica o dedicaba Kushner antes de entrar a trabajar a la Casa Blanca, podrá poner de rodillas a los palestinos.

Los líderes palestinos así hablan: “Esta conferencia en Baréin va a ser realmente de tonterías, es simplemente un trabajo teórico que exige 60 mil millones de dólares. No sabemos de dónde vendrá este dinero, pero sabemos que el problema económico en Palestina tiene que ver con todas las medidas israelíes. Este evento es simplemente una lavandería política para los asentamientos y una legitimación de la ocupación”, afirma el primer ministro de la Autoridad Nacional Palestina (ANP), Muhamad Shtayyeh.

“Es un acuerdo para liquidar los derechos de los palestinos. No es un acuerdo para la paz, es un acuerdo que legitimará la anexión ilegal de la ciudad palestina de Al-Quds (Jerusalén), de Cisjordania, de los altos del Golán”, sostiene el secretario general del partido Iniciativa Nacional Palestina, Mustafa Barghouti.

“Rechazamos el llamado “acuerdo del siglo”, nos mantendremos resistentes en nuestra tierra y lucharemos contra el terrorismo donde sea que se encuentre”, sentencia el presidente palestino, Mahmud Abás.

Y es que aunque EE.UU. no ha revelado a cambio de qué los palestinos accederían al lujo y a las riquezas, se ha filtrado que tendrían que renunciar a la soberanía que cualquier país normal tiene, por ejemplo, renunciar a tener un estado palestino con Ejército y con autonomía pura, dependiendo de inyección y apoyo económico de terceros, lo cual no se podría llamar ni nación soberana ni país independiente, sino controlado, y usted ya se imagina por quién.

Lo que también yo veo en esto es lo siguiente: Las bandas sionistas que presionan a Trump ¿están presentando el plan de paz para justificar el Apocalipsis por venir? Es decir, al ver que las dos posiciones (israelíes y palestinas) son contrarias e innegociables, o sea, los palestinos nunca van a aceptar lo que propone Israel, el régimen israelí no aceptará lo que proponen los palestinos, ¿qué seguiría entonces?

La imposición por la fuerza, la defensa de su meta por la fuerza, y hablo en ambas partes, por eso hablo de Apocalipsis. Resumiendo: presentan el plan de paz, los palestinos lo rechazan, entonces... viene la masacre y la ola de fuego para imponerse, y podrán así decirle al mundo, “nosotros sí queríamos la paz, hasta presentamos un plan de 50 mil millones de dólares para mejorar la vida de los palestinos”. La historia juzgará.

En “Detrás de la Razón”, nosotros preguntamos, los analistas contestan y usted en su casa concluye. Y si la realidad hace lo que quiere, entonces nosotros volveremos a preguntar. Lo importante es detectar las aristas que no nos dicen.

El análisis, las preguntas y respuestas a las diez treinta de la noche, desde los estudios de Teherán; Londres, siete y Madrid, ocho de la noche; México, Colombia y Chicago a la una de la tarde.

Por: Roberto de la Madrid.

mhn/nii/

Comentarios