• Detrás de la Razón: ¿Cuál será la venganza de Trump y la Reina al ver que Irán ganó su barco?
martes, 20 de agosto de 2019 21:15

Gibraltar rechazó la solicitud de Estados Unidos para retener al petrolero Adrian Darya 1 (llamado anteriormente Grace 1) con crudo iraní.

A través de un comunicado, el Gobierno de Gibraltar anunció que no puede hallar una razón judicial para detener el buque Adrian Darya 1, porque las sanciones estadounidenses contra Irán no son aplicables en la Unión Europea (UE).

“En virtud del derecho europeo, Gibraltar no puede atender la asistencia solicitada por Estados Unidos”, que busca detener al carguero por las sanciones impuestas por Washington contra el país persa, reza la nota del territorio británico ubicado en el extremo sur de España.

De hecho, agrega, la incapacidad de la autoridad central de Gibraltar para atender el pedido de Washington reside en el cumplimiento estricto de la legislación aplicable en el ámbito del bloque comunitario y las diferencias que existe entre la UE y EE.UU. respecto a la aplicación del régimen de sanciones extraterritoriales contra Teherán.

“El régimen de sanciones de la UE contra Irán, que es aplicable en Gibraltar, es mucho más limitado que el aplicable en Estados Unidos”, enfatiza el comunicado.

Este fue el revés con guante blanco, bien dado, con toda la fundamentación jurídica y legal contra el presidente de EE.UU., Donald Trump, y su intento de confiscar el petrolero iraní. Este revés provocó sin lugar a dudas, la frustración y el enojo de la Casa Blanca, porque al tiempo que lo leían, veían también como se iba poco a poco marchando el súper petrolero perdiéndose en las aguas del mar Mediterráneo con dirección hacia un lugar de Grecia.

Las autoridades iraníes ya han dejado bien claro que ni se le ocurra pensar siquiera a Trump volver a capturar el barco.

El portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de Irán, Seyed Abás Musavi, dijo en una conferencia de prensa que cualquier intento de apoderarse del buque, que tiene una carga de 2,1 millones de barriles de petróleo crudo, tendría “graves consecuencias”.

“Si se toma tal acción o incluso si se declara verbalmente y no se hace, se considera una amenaza contra la seguridad marítima en aguas internacionales”, dijo el diplomático persa.

La República Islámica de Irán ha dado las advertencias necesarias a los funcionarios estadounidenses a través de canales oficiales, especialmente la embajada suiza en Teherán (la capital iraní), para que no cometan ese error porque tendría graves consecuencias. ¿Harán caso los halcones de Washington?

El buque, cargado con petróleo iraní, fue capturado el 4 de julio por la Marina Real británica en aguas españolas del estrecho de Gibraltar, bajo la sospecha de que la embarcación violaba las sanciones de la UE al transportar crudo a Siria.

Pero el Tribunal Supremo de este enclave británico decretó el jueves levantar la orden de detención contra el navío, al no encontrar pruebas de que se dirigía hacia Siria y según el Gobierno gibraltareño, Irán garantizó por escrito que no iría a territorio sirio, aseveración que Teherán calificó de mentira.

Por su parte, el presidente del Poder Judicial de Irán, Seyed Ebrahim Raisi, ha reclamado una indemnización por la retención ilegal de ese petrolero cargado con crudo iraní.

“La detención no se compensa simplemente con la liberación de la embarcación, sino que se requieren procedimientos legales en cuanto a una indemnización para dar así lecciones a todos aquellos que violan las reglas internacionales”, ha indicado este lunes Seyed Ebrahim Raisi.

En “Detrás de la Razón”, nosotros preguntamos, los analistas contestan y usted en su casa concluye. Y si la realidad hace lo que quiere, entonces nosotros volveremos a preguntar. Lo importante es detectar las aristas que no nos dicen.

El análisis, las preguntas y respuestas a las diez treinta de la noche, desde los estudios de Teherán; Londres, siete y Madrid, ocho de la noche; México, Colombia y Chicago a la una de la tarde.

Por: Roberto de la Madrid.

mhn/lvs/hnb

Comentarios