• Detrás de la Razón: ¿Trump vs. Bush? ¿Qué y quién se pelea por la riqueza del petróleo?
martes, 8 de octubre de 2019 23:13

Desde el martes, una ola de protestas se desencadenó en Bagdad, la capital de Irak, y otras ciudades del país árabe.

El detonante: la ira de los iraquíes ante la corrupción, el desempleo y los problemas existentes en los servicios públicos, y la plaza Tahrir fue el telón de fondo, el epicentro de la muchedumbre, noticia que hemos publicado oportunamente.

Pero qué tan real o que tan motivada han sido estas protestas. Por qué hoy, y por qué no antes o después. Qué coincide en el mapa y calendario de los movimientos tectónicos geopolíticos y de las intenciones oscuras o explícitas de los intereses capitalistas o regionalistas.

Estamos hablando del peor episodio de violencias y aparente descontento social después de que hace un años se proclamó la victoria sobre el grupo terrorista EIIL (Daesh, en árabe). El Gobierno de Irak inmediatamente le echó la culpa a un enemigo externo.

El portavoz del Ministerio iraquí del Interior, Saad Maan, ha subrayado que hay manos negras detrás de las recientes protestas en Irak. Los voceros de los Ministerios de Defensa, Interior, Salud y el Comando de Operaciones Conjuntas de Irak han celebrado una conferencia de prensa este domingo a fin de aclarar todo lo relacionado con las manifestaciones que se han venido sucediendo desde el martes pasado en el país árabe.

“Durante las recientes protestas no ha habido enfrentamientos entre manifestantes y fuerzas de seguridad y ninguna fuerza de seguridad ha disparado directamente contra los manifestantes”, señala Saad Maan.

Asimismo, el portavoz del Ministerio de Defensa, el general de división Tahsin al-Jafari, ha informado de que, hasta la fecha, 104 personas han perdido la vida, entre ellas ocho miembros de las fuerzas de seguridad.

Desde el vecino país de Irak, Irán, el Líder iraní, el ayatolá Seyed Ali Jamenei, ha publicado a través de Twitter que “Los enemigos están tratando de dividir a las dos naciones, pero han fracasado y su conspiración no tendrá efecto”.

El Líder iraní ha descrito a Irán e Irak como dos naciones inseparables entrelazadas por su fe y creencia hacia la familia del profeta del Islam, Hazrat Muhamad (P). “Irán e Irak son dos naciones cuyos cuerpos, corazones y almas están conectados entre sí a través de su fe en Dios”.

¿Qué tanto es la corrupción y la falta de empleo en Irak la causante de esta nueva mecha que podría acabar en otra sangrienta guerra en Oriente Medio? ¿O qué tanto son las conspiraciones del Occidente que siguen obsesionadas por controlar los recursos petroleros y energéticos de Irak, que ahora están enfadados porque las cosas no les han salido tan bien, más después de ver los ataques a la principal petrolera saudí y del mundo, Aramco, o de las tenacidad del movimiento popular yemení Ansarolá?

Analicemos juntos las causas de lo que podría ser un nuevo horizonte para la historia del futuro que parece ser de inestabilidad financiera enraizada en esta eterna lucha por el control energético y ahora, por la nueva ruta de la Seda que curiosamente atraviesa nuevamente el Oriente Medio.

No se pierda este capítulo de “Detrás de la Razón”, recuerde nosotros ponemos y usted dispone, le ofrecemos los elementos del problema y usted decide cuál es la verdadera interpretación o realidad, diferente, opuesta o igual a la que nos cuentan.

Por Roberto de la Madrid.

mhn/nii/

Comentarios