• Foro Abierto: Cataluña sigue sin investir a un presidente

Después de que ERC haya considerado poco viable la propuesta de reformar la ley de presidencia para tratar de investir a Carles Puigdemont de forma legal, los partidos han retomado la idea de una votación simbólica en el Parlament para reconocer la legitimidad del presidente cesado.

Por su parte el presidente del Parlamento de Cataluña, Roger Torrent, ha visitado este jueves al exvicepresidente de Cataluña, Oriol Junqueras, el exconsejero de Interior, Joaquim Forn, y los líderes de la Asamblea Nacional Catalana (ANC) y Òmnium Cultural, Jordi Sànchez y Jordi Cuixart, que permanecen en prisión provisional por orden del juez del Tribunal Supremo Pablo Llarena.

Desde Madrid, capital de España, el ministro de Educación y portavoz del Gobierno central, Íñigo Méndez de Vigo, ha garantizado que el Ejecutivo no consentirá una reforma de la ley de presidencia de la Generalitat para permitir una investidura a distancia de Carles Puigdemont.

El politólogo Jesús Mesa Montero, analiza: ‘Hay que resolver por el bien de todos. Juntos por Cataluña (JxCAT) e Izquierda Republicana de Cataluña (ERC, por sus siglas en catalán) ya apuestan y señalan otro presidenciable. Puigdemont da un paso al lado y deja de ser el alma mater del procés, pero no es una victoria para el Gobierno del Partido Popular (PP) porque el independentismo trasciende a Puigdemont. Ha cambiado mucho la línea estratégica en esta batalla de desgaste donde los mejores resortes los tiene el Estado’.

Jesús Herrero Poza, politólogo, concreta: ‘El independentismo está desconfigurado, no hay rumbo, pero la oposición a la independencia tiene el encefalograma plano. El miedo del independentismo es ir a la cárcel, mientras el Gobierno central impone la legalidad pura y dura, no el sentido común. Hay que tener cuidado con el resurgimiento del sentimiento español y lo de España una, grande y libre (en alusión a la etapa franquista)’.

El periodista Ricardo Martín, opina: ‘La decisión de los letrados del Parlament es que el tiempo no ha empezado a correr, lo que facilita la negociación al no haber urgencia. Los dirigentes de ERC y de JxCat, incluso la Candidatura de Unidad Popular (CUP), están dispuestos a admitir otro presidente, pero sus bases no. Sigue habiendo una carencia tremenda de política, y hoy le podría venir bien al presidente español, Mariano Rajoy, que el presidente de la Generalitat sea de ERC’.

José Javier Esparza, periodista, recuerda: ‘Cuarenta años de Gobierno nacionalista en Cataluña generan unas élites que han vivido del presupuesto público. No es sólo un problema político sino metapolítico. El discurso del victimismo catalanista, el de ‘España nos roba’, que pide estar a solas, olvida que deben 75 mil millones de euros al resto de los españoles. La cúpula política catalana no es antisistema, lleva 40 años repartiéndose el pastel con los sucesivos Gobiernos de España’.

mhn/ctl/rba

lunes, 12 de febrero de 2018 12:47
Commentarios