• Detrás de la Razón: Rusia quiere bombardear, EEUU le advierte que no ¿quién ganará en Siria?

Caminando con su clásico estilo, como si nada le preocupara, mostrando que todo lo tiene bajo control, así bajó del avión ruso que lo trajo hasta Irán.

En medio de decenas de guardaespaldas, agentes del servicio secreto, inteligencia y coches blindados, subió a su limusina para dirigirse al lugar de la cumbre en la ciudad de Teherán, capital iraní.

Es el presidente de Rusia, Vladimir Putin, que dejó dos cosas bien claras en esta reunión de tres bandas: respetar las decisiones del Gobierno de Siria y bombardear a los terroristas.

“La tarea principal en esta etapa es desterrar a los milicianos de la provincia noroccidental de Idlib, ya que su presencia allí representa una amenaza directa a la seguridad de los ciudadanos sirios y residentes de toda la región. Deberíamos pensar juntos sobre todos los aspectos de este complicado tema y resolver este problema juntos mientras comprendemos que el Gobierno legítimo sirio tiene el derecho y debe al final poner todo el territorio nacional bajo control”, dijo Putin a sus interlocutores, los otros garantes del proceso de paz, Turquía e Irán.

El anfitrión del evento, el presidente iraní, Hasan Rohani, abrió la cita aplaudiendo los resultados de las anteriores cumbres entre los tres, y esperando a que su unión termine con el terrorismo y conflicto de sangre en Siria.

“La batalla con los militantes continuará hasta que todos los militantes sean desarraigados de Siria, particularmente en Idlib, el último baluarte de los grupos armados y terroristas en el país árabe. Teniendo en cuenta la complejidad de la crisis siria, es importante que Irán, Turquía y Rusia consigan un marco común para sofocar las llamas de la guerra en Siria, basada en los principios básicos de mantener la integridad territorial y la integridad del país árabe, y el respeto de la soberanía nacional y el derecho del pueblo sirio a determinar el futuro de su país”, alertó Rohani.

También explicó que la lucha contra el terrorismo en Idlib es una parte ineludible de la misión de restablecer la paz y la estabilidad, campaña que no debería causar ningún daño a los civiles, por lo que pidió que los terroristas detengan su actividad, entreguen las armas y traten de resolver sus conflictos y de lograr sus objetivos de forma pacífica.

El presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, por su parte se opuso a la idea de Rusia e Irán de atacar a los terroristas: “Cualquier invasión de Idlib resultará en un derramamiento de sangre y una gran tragedia, 3.5 millones de civiles en la región se verán afectados por esto y también decenas de miles de civiles perderán sus vidas como resultado de este bombardeo. No tienen ningún otro lugar para refugiarse y se dirigirán hacia nuestras fronteras. Tenemos 3,5 millones de sirios en nuestro país”.

La cumbre fue clausurada con la declaración final que recoge estos puntos importantes del compromiso de los tres países: respetar la soberanía e integridad de Siria; derrotar a los grupos terroristas; buscar una solución política para Siria; proteger a los civiles y mejorar la situación humanitaria; facilitar el regreso de refugiados y desplazados; y reunirse de nuevo en Rusia, sin decir fecha.

Mientras esto sucedía, en la sede de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), EE.UU. frente a los miembros permanentes del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas (CSNU) criticaba la cumbre con el estandarte de defender a la población civil.

¿De verdad? Rusia ahí presente, contestó el embate de la embajadora estadounidense. Y en el terreno de guerra, Rusia también realizaba bombardeos parciales a zonas de Idlib, sin que empiece aún de manera formal el asalto contra los terroristas.

El Ejército de Siria, como lo informamos aquí, ya desde la semana pasada tiene rodeada esa provincia, listo, esperando la orden de atacar.

Por: Roberto de la Madrid.

mhn/ncl/mkh

sábado, 8 de septiembre de 2018 20:59
Comentarios