• Detrás de la Razón: ¿Quién ganaría la guerra entre EEUU e Irán? plantea Donald Trump

El presidente de EE.UU., Donald Trump, alcanzó su índice de aprobación promedio más alto en su sexto trimestre en el cargo. Su mejor marca personal.

Trump alcanzó su índice de aprobación promedio más alto en su sexto trimestre en el cargo, alcanzando su mejor marca personal, que hoy es ya de 41.9 % de acuerdo con las encuestas de Gallup, revela el  portal norteamericano The Hill.

Esta información es trágica. Porque de acuerdo a las hipótesis de muchos analistas, Donald Trump está amenazando a todo el mundo, creando guerras, humillaciones, retórica, presión, sanciones, solo para ganar votos para las próximas elecciones, vitales para mantener su poder en el Congreso.

Si esas hipótesis son correctas, entonces significa, con el resultado de Gallup, que Trump tiene más gasolina para seguir amenazando y poniendo al mundo en riesgo, al ver que su actitud y conducta le están funcionando, le están trayendo más popularidad y más aprobación de su pueblo.

Sentado esto, se podría entender la maniobra de “ego-propaganda” de Trump contra Irán, que no por política deja de ser repugnante: lanzar una guerra económica y psicológica contra Irán para someter a su gobierno a base de asfixia financiera y de voltear al pueblo contra sus autoridades aprovechando el descontento de algún sector, vil, porque no es frontal sino secreta, revelada así por la agencia británica de noticias Reuters y no por los pantalones de Washington.

Ya en el descaro total, el secretario de Estado de EE.UU., Mike Pompeo, lo confirmó, al jactarse de que están atacando al pueblo iraní con mensajes para que sometan al Gobierno de Teherán.

En este marco, Trump amenazó con temerarias palabras al presidente de Irán, Hasan Rohani, diciéndole que “nunca jamás amenaces de nuevo a Estados Unidos o sufrirás las consecuencias como pocos han sufrido a lo largo de la historia”, dijo Trump, porque supuestamente le estaba contestando a Rohani la amenaza contra EE.UU. de que no jugara con la cola del león porque tendría arrepentimiento eterno, pero lo que no dice, es que no le tenía por qué contestar, porque el presidente iraní hizo tal declaración para defenderse de la ofensiva estadounidense, lo que no se vale presuponer y exhibirlo como “fake news” de que está contestando Trump.

No, no está contestando. Rohani estaba contestando a la amenaza del no dejar a Irán venderle ni una gota de petróleo y someterlo a presiones financieras. Y la pregunta es si más allá de su locura, o por su locura por ser magnánimo y el gran gigante, esté dispuesto incluso a disparar un misil solo para mostrar que él puede hacerlo, tal como lo hizo en Siria el año pasado.

Y si las hipótesis son erróneas, entonces mucho peor porque las amenazas serían planeadas en algo más macabro que ganar votos.

El exsecretario de Estado de EE.UU. Henry Kissinger, dijo al periódico británico Financial Times que estamos en un momento, muy, muy, muy, grave (sic)... y que Donald Trump podría ser de esos personajes que aparecen para romper las épocas en la historia, y que lo más grave es que ni siquiera Trump es consciente de lo que está haciendo.

¿Nos está llevando Trump al infierno? ¿O qué espera el mundo? ¿Make América Great?

Por Roberto de la Madrid.

mhn/ncl/hnb

martes, 24 de julio de 2018 20:43
Comentarios