• Detrás de la Razón: ¿Quién es el que disparó misiles en Siria, Trump o el dinero del petróleo?

La caricatura del cajero automático o ATM es genial. Describe la alegría que tienen los países vendedores de armas porque exista un príncipe que les suministra dólares, y que les compra el juego de armas, reforzando el Reino de la Muerte, porque entre más muertos haya, más redituable son las ventas.

Imagínese usted que no hubiera ningún muerto debido a las armas ¿qué pasaría? que las ventas de armas caerían porque para qué las queremos si nadie mata a nadie. Esta tan cómica y tan simple, es la trágica ecuación de la política global de varios países que se alimentan y se nutren, repito en el Reino de la Muerte.

Y para esto hablaremos de un hombre que tiene prisa para todo, que hace todo y que es el mil usos en su país. Es Mohamad bin Salman, el príncipe heredero de Arabia Saudí, que todavía no es rey, pero que manda más que su padre, el rey saudí, Salman bin Abdulaziz Al Saud.

El príncipe es, quién cree usted, pues el encargado de las armas del reino, es ministro de Defensa y el artífice de la masacre en el vecino Yemen. Y para todo tiene prisa, para amarrar negocios e ir saltando de país en país para vender que Arabia Saudí dejará de ser el país fundamentalista donde no existía el derecho para la mujer de manejar o que aun no existe el derecho de salir sola sin ser acompañada por un macho.

No habla de democracia pero sí de seguridad en la inversión para que les brillen los ojos a Gobiernos y corporaciones y caigan rendidos al petrodólar aunque con sus productos asesinen a miles de personas, léase Yemen.

¿Qué tanto es culpable Bin Salman y su país, cuando al matón le alimentan de armas, no son también ellos corresponsables? Viajó por varios países en varias semanas con una ansiedad desesperada por cerrar y amarrar contratos e inversiones.

En Washington, Londres y París salió con las manos llenas de convenios multimillonarios. La última parada, Madrid donde se reunió con el presidente del Gobierno de España, Mariano Rajoy, el rey Felipe VI, y la ministra de Defensa, María Dolores de Cospedal. Y en menos de lo que canta un gallo, se llevó casi envueltos para regalo, barcos de guerra, en concreto 5 corbetas que le serán entregadas posteriormente.

Esta es la fórmula para olvidar si Arabia Saudí comete crímenes de guerra, masacra a los yemeníes o pisotea los derechos humanos, 2000 millones de dólares en unas horas de reunión, España satisfecha y el barrigón armado hasta las manitas.

En todo esto que analizaremos hoy hay algo más urgente con lo que abrimos el debate. Arabia Saudí fue y ha sido señalada por el propio Gobierno de Estados Unidos como la fuente del financiamiento del terrorismo en Siria, la exsecretaria de Estado estadounidense Hillary Clinton lo recalcó y pidió que desde ahí se detuviera el financiamiento.

El príncipe saudí, en los últimos días visitó precisamente los 3 países que atacaron el sábado Siria: EE.UU., Francia y el Reino Unido. Preguntemos: ¿Esto es una mera coincidencia u obedece a un plan, o él paga y ellos obedecen?

En Detrás de la Razón, nosotros preguntamos, los analistas contestan y usted en su casa concluye. Y si la realidad hace lo que quiere, entonces nosotros volveremos a preguntar. Lo importante es detectar las aristas que no nos dicen.

El análisis, las preguntas y respuestas a las diez treinta de la noche, desde los estudios de Teherán; Londres, seis y Madrid, siete de la tarde; México, doce del día, y Colombia, una de la tarde.

Por: Roberto de la Madrid.

xsh/rha/hnb

domingo, 15 de abril de 2018 23:43
Commentarios