• Detrás de la Razón: Las mujeres de Donald Trump, ex del FBI habla del hotel de Rusia

Una pelea enfrascada al todo estilo barriobajero, con insultos y humillaciones vulgares, entre Donald Trump y el director del FBI que aunque fue despedido, su figura pesa como un fiscal que sirvió durante 4 años a cargo de 35000 funcionarios destinados a atrapar a los más peligrosos criminales.

Lo que está pasando en Estados Unidos es histórico. Para sorprender a cualquier nación. Hablo de James Comey, exdirector de la Oficina Federal de Investigaciones (FBI, por sus siglas en inglés), y el presidente de EE.UU., Donald Trump. Este señor Comey, que algo ha de tener de óptimo para dar con los criminales en toda su carrera, asegura las cosas más grotescas, humillantes y penosas que pudiera encarar un presidente de un país.

Está lanzando su libro donde cuenta su perspectiva sobre el presidente pelirrubio. Habla de las presuntas bacanales que tuvo Trump con prostitutas frente al Kremlin, y de pedirles cosas deshonrosas que hicieran en la cama donde durmió alguna vez el matrimonio Obama.

Exjefe del FBI afirma que Trump trata a las mujeres como pedazos de carne. Habla de sus mentiras, de sus contradicciones, y de cómo le pidió a Comey mismo, que dejara la investigación que hacía sobre la presunta injerencia de Rusia en las elecciones presidenciales de EE.UU., de 2016 donde ganó Trump. Las revelaciones de su libro se escriben como telenovela en las mentes de los estadounidenses, deseosos de saber qué hace su presidente.

Así, por esa lista de cosas bochornosas, vergonzosas e indignas de cualquier personas, el exjefe del FBI afirma que Trump no es apto para ser presidente, no porque esté psiquiátricamente mal, no, al contrario, porque es muy inteligente, pero inmoralmente nefasto, malévolo, para gobernar un país.

A este escándalo se le suma el judicial a Donald Trump, un Trump que no ha podido detener las investigaciones que implican a Rusia. Ahora, el encargado de la pesquisa es el fiscal especial, Robert Mueller, quien hace unos días, bajo su orden, el FBI penetró la oficina del abogado personal de Donald Trump, Michael Cohen, para revisar e incautar documentos y pruebas.

En EE.UU. se especula que Trump está inquieto y quiere despedir también al fiscal especial, tal como hizo con Comey el año pasado, quien lo remata afirmando que es su defecto de manipular lo que impide lo positivo: ‘Trump creó una realidad alternativa en la que intentaba afanosamente envolvernos a todos’, afirma.

Trump está furioso y así lo escribe en su Twitter: ‘El resbaladizo James Comey, un hombre que siempre termina mal y fuera de control (¡no es inteligente!)... Caerá como el peor Director del FBI en la historia’.

En el pueblo de Estados Unidos, Comey tiene una credibilidad, según la cadena estadounidense ABC, de 48 % superando por mucho a Trump que queda con 32 %. Se habla de llamar a Trump a declarar. Se habla de un ‘impeachment’ o juicio político. Se habla de una crisis de gobierno. Se habla de muchas cosas que hay que aclarar y preguntar.

Es la lluvia de misiles, la verdadera, la que se vive dentro de la Casa Blanca, que quizá se usó la falsa (lluvia de misiles de Siria) para desviar ésta, que le podría costar de verdad, la cabeza a Donald Trump.

‘Estar con él me traía recuerdos de cuando era fiscal antimafia. El silencioso círculo del asentimiento. El completo control del boss. Los juramentos de lealtad. El mundo del nosotros-contra-ellos. La mentira permanente al servicio de una lealtad por encima de la moralidad y la verdad’, apunta Comey.

En ‘Detrás de la Razón’, nosotros preguntamos, los analistas contestan y usted en su casa concluye. Y si la realidad hace lo que quiere, entonces nosotros volveremos a preguntar. Lo importante es detectar las aristas que no nos dicen.

El análisis, las preguntas y respuestas a las diez treinta de la noche, desde los estudios de Teherán; Londres, seis y Madrid, siete de la tarde; México, doce del día, y Colombia, una de la tarde.

Por: Roberto de la Madrid.

mhn/nii/

martes, 17 de abril de 2018 23:25
Comentarios