• Detrás de la Razón: ¿Kim está mordiendo la trampa de Trump? Corea del Norte y la guerra nuclear

¿Por qué si todo estaba tan bien, tuvo que abrir la boca John Bolton y echar a perder o por lo menos poner en riesgo la paz? Se la pongo así de fácil. Corea del Norte prácticamente había puesto en la mesa todas las cosas decentes y educadas para lograr la cumbre que hará historia entre Kim Jong-un y Donald Trump.

El líder norcoreano, Kim Jong-un, había ya ordenado suspender todas las pruebas con misiles, liberó a los 3 ciudadanos de Estados Unidos que los tenía presos, y firmó con Corea del Sur un documento con la promesa de la desnuclearización de la provincia. Para qué entonces buscarle patas a la serpiente, digo yo.

Con amaneceres soleados de primavera a finales de abril, al súper inteligente o súper tonto de John Bolton (yo no lo sé, usted escoja el calificativo), el nuevo asesor de Seguridad Nacional de EE.UU., se le ocurrió abrir el, digo, la boca, para arruinar todo el maravilloso camino andado de los gestos de paz comenzados con un apretón de manos en el paralelo 38, sobre una línea de concreto que significa sangre, muerte y guerra, y que los dos líderes de las coreas decidieron curar, Kim Jong-un por el Norte llegó y Moon Jae-in, presidente por el Sur, abrió la mano, foto que aun no me puedo quitar de la mente.

¿Era verdad o estaba todo planeado? Tampoco lo sé porque, los movimientos son sospechosos. Así, la paz estaba en camino, o todos caminaban en el camino de la paz, hasta que Bolton dijo, le haremos a Corea del Norte lo que a Libia.

Se le han de haber encendido las alarmas y hasta las cejas al líder norcoreano, ya medio desconfiado después de ver que hace unos días además, el presidente de EE.UU. Donald Trump rompió el acuerdo nuclear con Irán.

Luego de esta gloriosa declaración, además ve que frente a sus narices, en las costas coreanas, naves militares haciendo ejercicios, mostrando músculo: 1200 militares estadounidenses y 640 soldados surcoreanos, 100 aviones de combate, ocho cazas de sigilo F-22 ‘Raptor’, además de cazas F-15K y F-16.

Eran Corea del Sur y Estados Unidos (Comando de Operaciones de la Fuerza Aérea de Corea del Sur y la 7ª Fuerza Aérea de EE.UU.) realizando la operación ‘Max Thunder’ a la que Corea del Norte calificó de un acto de gran provocación. ¿Usted que cree? ¿Cuando ha puesto todo de su parte y ve esto, que podrían sentir los norcoreanos?

Aunque hay que aclarar también que el líder norcoreano el mes pasado había dicho que comprendía y aceptaba que esos ejercicios militares se realizaran. Pero quizá al ver esto unido a lo de Bolton, entonces sacó la espada y amenazó con cancelar la reunión con Trump para el próximo 12 de junio que podría significar la gran paz para el océano Pacífico, qué ironía.

‘Esta no es una intención de abordar el problema a través del diálogo. Es un movimiento terriblemente siniestro para imponer a nuestro Estado digno, el destino de Libia o Irak que se derrumbaron debido a que cedieron ante las grandes potencias’ ... ‘Si Estados Unidos nos acorrala y exige unilateralmente que nos deshagamos de nuestro programa nuclear, dejaremos de tener interés en las conversaciones y tendremos que reconsiderar si aceptamos la próxima cumbre estadounidense-norcoreana’, contestó el líder vía Kim Kye-gwan, viceministro de Exteriores de Corea del Norte.

Es la primera vez que le temblaron las orejas a Trump porque le bajó, increíble pero como si se tratara de un error, dijo, ‘no, lo de Libia es otra cosa’, contradijo a su asesor y le prometió a Kim, vida rica, país rico, gobierno rico.

Me pregunto, si Corea del Norte llegara a ser convencida por Estados Unidos, y Washington se comportara como siempre ¿cómo se defenderá Corea del Norte de no ser invadido y acabar como Libia o Irak, cuando renuncie a la bomba nuclear?

En ‘Detrás de la Razón’, nosotros preguntamos, los analistas contestan y usted en su casa concluye. Y si la realidad hace lo que quiere, entonces nosotros volveremos a preguntar. Lo importante es detectar las aristas que no nos dicen.

El análisis, las preguntas y respuestas a las diez treinta de la noche, desde los estudios de Teherán; Londres, seis y Madrid, siete de la tarde; México, doce del día, y Colombia, una de la tarde.

Por Roberto de la Madrid.

mhn/ncl/mkh

sábado, 19 de mayo de 2018 20:11
Comentarios