• Detrás de la Razón; El dólar en guerra: Turquía arrastra al mundo, EEUU y Trump se ríen

Cómo son de poderosas las palabras, que con el discurso de Recep Tayyip Erdogan y con un tuit de Donald Trump, la lira turca se hundió históricamente.

Con el discurso del presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, y con el Twitter del presidente de EE.UU., Donald Trump, la lira turca se hundió históricamente. Y con ello, hay un torbellino en las economías de todo el mundo. Bolsas y bancos nerviosos y algunas monedas en el suelo, desde la lira turca hasta el peso argentino.

¿Qué esconde el ataque económico de Trump contra Turquía donde están los misiles nucleares de Estados Unidos? Europa tiembla porque además en Turquía tiene muchas inversiones, bancos como el Banco Bilbao Vizcaya Argentaria (BBVA) ven como se evaporan sus dineros en la ciudad turca de Estambul.

Donald Trump feliz, lo anunció y se lo cumplió al presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, quien pide calma y sacar los dólares y euros del colchón a todos sus ciudadanos turcos para poder hacer frente a este embate económico.

¿Pero qué pasó para que esto pasara? Uno de los factores visibles fue que arrestaran desde el 2016 al pastor evangelista estadounidense Andrew Brunson, a quien Turquía acusó de intentar derrocar al Gobierno turco, terrorismo y espionaje. Desde entonces, EE.UU. abogó por la libertad del clérigo. Pero fue hasta julio de este año que Trump amenazó a Turquía con sanciones muy fuertes si no liberaba al pastor.

El presidente turco dijo que no, y entonces Washington atacó. Y las cosas se pusieron como están hoy, en una economía que comenzó a ser debilitada desde principios de año frente al fortalecimiento del dólar, de tal suerte que la crisis se traduce con un galopante déficit de cuenta corriente, de más del 7 % del Producto Interno Bruto (PIB), una deuda externa de 53.4 % y una inflación rampante del 15 %, resultado: la lira en el mínimo histórico frente al dólar.

Erdogan promete resolver la situación, aunque se niega hasta este momento, de pedir ayuda al Fondo Monetario Internacional (FMI) y a subir las tasas de interés como se lo recomienda la canciller de Alemania, Angela Merkel, y claro, porque la receta mágica con la que impulsó Erdogan a su Turquía en la crisis de antaño fue rehusándose a subir la tasa de interés.

El rumor de los inversionistas es que creen que las sanciones de Trump, la hostilidad de EE.UU., provoquen que Erdogan saque a su país de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) para ir a pedir refugio a Rusia o a China, o a las dos juntas, y así rescate sus finanzas como si estuviera acudiendo al FMI.

No hay que olvidar que parte de la confianza de la inversión depositada en Turquía radicaba en la alianza con Occidente, en ser parte del Ejército más poderoso del mundo, la OTAN y tener la base nuclear de los EE.UU. apuntándole a Rusia, pero ahora que las cosas se caen, quién sabe dónde quede ese derrotero.

Por otra parte, las cosas parecen acomodarse para que Trump quiera asfixiar a un más al Gobierno de Irán, que en una Turquía estable y fuerte tenía una ruta cercana de comercio, como opción a las sanciones antiraníes.

En “Detrás de la Razón”, nosotros preguntamos, los analistas contestan y usted en su casa concluye. Y si la realidad hace lo que quiere, entonces nosotros volveremos a preguntar. Lo importante es detectar las aristas que no nos dicen.

El análisis, las preguntas y respuestas a las diez treinta de la noche, desde los estudios de Teherán; Londres, seis y Madrid, siete de la tarde; México, doce del día, y Colombia, una de la tarde.

Por: Roberto de la Madrid.

mhn/ncl/hnb

martes, 14 de agosto de 2018 21:43
Comentarios