• Detrás de la Razón: Alerta; Rusia, EEUU, Turquía, Siria y kurdos se apuntan de frente
lunes, 31 de diciembre de 2018 0:04

Si creíamos que ya habíamos visto todo, nos equivocamos. Aún hay más. Este es el rompecabezas de los enigmas, misterios, militares y jugadas maestras de la política internacional.

En este momento, todos los cañones están apuntando -para algún lado, pero están apuntando- en Manbij, la ciudad estratégica en el norte de Siria, que divide al río Éufrates y que marca las fronteras entre los territorios controlados por los Kurdos sirios y el Gobierno sirio, y que en esa ciudad dichos kurdos gozaban con el apoyo de Estados Unidos, hasta que Donald Trump anunció la retirada de esas tropas -que aún no se van, pero que es casi inminente.

¿Por qué todos los cañones apuntan ahí? Al escuchar la retirada sorpresa anunciada por Trump, quien se frotó las manos fue Turquía, el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, dio la orden de acercarse más a esa ciudad para atacarla con el pretexto de que ahí hay terroristas que no convienen a la nación turca, las Unidades de Protección Popular (YPG, por sus siglas en kurdo), alega Erdogan, están ligadas al Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK, por sus siglas en kurdo) a quien considera terroristas que quieren partir en dos a Turquía al clamar la independencia de un pedazo de tierra.

¿Así o más complejo? Los kurdos en Manbij al ver que están siendo abandonados por Trump, tuvieron que pedir apoyo y protección al Gobierno de Siria de Bashar al-Asad. Al parecer no les quedaba otra opción, sin la defensa de EE.UU., Turquía los podría aplastar. El Gobierno sirio dijo, ok, los protejo, pero nada de región kurda autónoma.

Así, el Gobierno sirio ha anunciado que está tomando el control de Manbij, mientras Turquía se acerca y Rusia aplaude a Siria, pero negocia con los turcos para que no haya ataques. Para agregarle complejidad al rompecabezas, EE.UU. aunque se va ir, autorizó a todos los kurdos que entrenó, a usar sus armas y a quedárselas. Hay muchos kurdos que no quieren una invasión de Turquía, y si bien han pedido apoyo a Damasco, tampoco quieren renunciar así de fácil a su afán de tener una región autónoma de kurdos.

“Invitamos a las fuerzas del Gobierno de Siria, que están obligadas a proteger el país, la nación y sus fronteras, a que tomen el control de las áreas de las que se han retirado nuestras fuerzas, en particular Manbij, contra una invasión turca”, se leía en un mensaje sorpresivo de las fuerzas kurdas del YPG, ¿Qué pasará con esta región? ¿Cómo acabarán las cosas? ¿Y en dado caso que no haya disparos ni sangre, los kurdos renunciarán a pelearse con el Gobierno central por su autonomía?

Debido a que esa área pareciera ser de nitroglicerina, Rusia y Turquía se reunieron en Moscú para coordinar sus diferentes operativos militares. Sin embargo, no han informado claramente si Turquía atacará, si Rusia no la dejará, o más aun, en tal caso, no se sabe si EE.UU. en su retirada apoyará todavía a las fuerzas kurdas. Hay tantas preguntas como posibilidades y sus combinaciones entre 5 partes protagonistas, Rusia, Siria, EE.UU., Turquía y los kurdos.

En Detrás de la Razón, nosotros preguntamos, los analistas contestan y usted en su casa concluye. Y si la realidad hace lo que quiere, entonces nosotros volveremos a preguntar. Lo importante es detectar las aristas que no nos dicen. El análisis, las preguntas y respuestas a las nueve treinta de la noche, desde los estudios de Teherán; Londres, siete y Madrid, ocho de la noche; México y Colombia, una de la tarde.

Por Roberto de la Madrid

smd/rha/alg

Comentarios