• Detrás de la Razón: ¿Cuál es la guerra más poderosa? Entre EEUU, Rusia, WikiLeaks y Assange
lunes, 15 de abril de 2019 20:58

El manual de cómo se ve y cómo se debe de ver al ser humano que habita en el planeta, y que nunca no los dijeron fue revelado gracias a la existencia de Julian Assange y su WikiLeaks.

También y los esfuerzos de otros patrocinadores que aun no sabemos, ni sabremos quizá. Pero al alumbramiento de este conocimiento, fue como un descubrimiento científico, con pruebas, datos, hechos y documentos, se conocía el interior, el espíritu, el alma de Estados Unidos, con la que hace la guerra y distribuye las riquezas incluidos los conocimientos.

Por eso es que fue tan importante la revelación del CableGate, la revelación de los cables de Afganistán e Irak y de muchas cosas, cientos de miles que nos ilustraron y revelaron en qué poso nos han tirado las políticas oscuras e imperialistas a la mayoría de los seres humanos a través de su política exterior que se ha extendido como un monstruo de mil brazos e miles de sus embajadas y consulados.

Más aun con el conocimiento maligno de que en cada país y sociedad siempre habrá algún traidor o corrupto que esté dispuesto a cooperar con lo que ataque a su país, defienda a Washington y le deje los bolsillos llenos. WikiLeaks sea patrocinado o no, tenga buenas intenciones o no, es necesario que exista para defender no solo la libertad de expresión, eso es lo de menos, sino para saber la verdad de cómo se nos gobierna, manipula, roba, asalta y mata.

Así, de esa forma, me dio repugnancia, tristeza, furia, todo al mismo tiempo al ver como soldaditos de EE.UU. que se vanaglorian de ser los mejores, matan cómodamente, entre risas y burlas, desde el aire en su helicóptero Apache a varias personas incluido un periodista de Reuters, en Bagdad, Irak. 400 000 documentos que nos retratan la guerra sucia del Ejército de EE.UU., la niña a la que matan mientras jugaba en la calle en Basora, un hombre esposado al que ejecutan a tiros, torturas, asesinatos, más de 15 000 civiles cuya muerte había sido ocultada al mundo.

Es por eso, a la luz pública, que Rafael Correa, cuando era presidente de Ecuador accedió a darle asilo en su embajada en Londres, porque curiosamente al publicar toda esta información Assange comenzó a ser perseguido. 7 años de locura dentro de una representación diplomática, y digo así, porque imagínese usted, 30 días sin salir de su casa, ya es desesperante, qué esperar de una larga espera en unas oficinas, y más si se muda uno ahí, durante 7 años.

Prácticamente encarcelado frente al río Támesis, porque si ponía un pie fuera de la puerta, la policía británica se lo cargaba, tal como pasó hace unos días, que lo cargó de pies y manos para aventarlo a una camioneta y ponerlo bajo arresto: el que llamó a la policía fue el presidente de Ecuador Lenín Moreno, que por alguna causa desconocida, sea psiquiátrica, ideológica o de sumisión, ha traicionado la amistad, la carrera, la fraternidad, la lucha conjunta, los éxitos de su gran amigo el ahora expresidente Correa.

EE.UU. lo espera como un lobo saboreándose la extradición ya sea desde el Reino Unido o de Suecia donde también lo esperan unos opacos cargos de violación sexual. Detrás de esto quedan muchas preguntas. ¿Por qué se escondió en Ecuador y por qué ahora Ecuador lo traiciona? ¿Por qué tan severo con EE.UU. pero nunca así contra Rusia? ¿Cuál será la venganza de Assange o de Anonymous grupo anónimo que ha amenazado con un ataque sin precedentes a EE.UU., Ecuador y Reino Unido si no liberan al fundador de WikiLeaks? ¿Héroe o traidor?

En Detrás de la Razón, nosotros preguntamos, los analistas contestan y usted en su casa concluye. Y si la realidad hace lo que quiere, entonces nosotros volveremos a preguntar. Lo importante es detectar las aristas que no nos dicen. El análisis, las preguntas y respuestas a las diez treinta de la noche, desde los estudios de Teherán; Londres, seis y Madrid, siete de la noche; México, doce, y Colombia, una de la tarde.

Por Roberto de la Madrid

smd/ncl/hnb

Comentarios