• El Frasco, medios sin cura: “Miedos de comunicación”
sábado, 6 de julio de 2019 23:45

Aquella terrible imagen del pequeño niño sirio Aylan Kurdi que conmovía al mundo en 2015, hoy se replica, pero para graficar la tragedia de la inmigración hacia EE.UU.

Sin embargo, pese a la indignación de algunos líderes y a las manifestaciones en aquel entonces, hoy se responsabiliza a los inmigrantes. ¿Por qué los medios no ponen el foco en los motivos que originan estas crisis que derivan en tragedias?

Analistas en medios alternativos revelan que EE.UU., uno de los grandes artífices de las agresiones que ocasionaron la crisis inmigratoria en Oriente Medio, también tiene responsabilidad en la situación que hoy padecen miles de latinoamericanos.

Y mientras el presidente de EE.UU., Donald Trump, sigue hablando de deportar inmigrantes y de su muro, en el Grupo 20 (G20) esta grave cuestión ya ni siquiera ha estado en la agenda.

Y quien parece que no viajó solo a esta cumbre fue el presidente brasileño, Jair Bolsonaro. En España detuvieron a un integrante de su comitiva con varios kilos de cocaína. De inmediato, su ministro de Educación habló del expresidente de Brasil Luiz Inácio Lula da Silva para desviar la atención (¡!).

Lo que sí llama la atención es que no hayan responsabilizado a la “narcodictadura” del presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, una construcción mediática que no tiene mucho que ver con lo revelado por la Organización de Naciones Unidas (ONU).

Es Colombia el país responsable de producir el 70 % de la cocaína a nivel global. Mientras tanto, Trump, presidente del país que más drogas consume, felicita al mandatario colombiano, Iván Duque, por su “lucha contra el narcotráfico”.

Sin descanso, el presidente de EE.UU. se encontró en la frontera de Corea del Norte con el líder norcoreano, Kim Jong-un. ¿Amigos de toda la vida? La canción de Roberto Carlos así parece rubricarlo.

Quien también quiso abrazar a Trump pero recibió una fría respuesta, fue el presidente argentino, Mauricio Macri.

Hablamos de la fuerte influencia de los grupos mediáticos hegemónicos y sus voceros con un periodista sin pelos en la lengua: Ezequiel Guazzora.

Los medios dominantes tal vez no tengan cura, pero al menos dudemos de aquellas “píldoras” que pretenden que traguemos.

xsh/ncl/alg

Comentarios