• Detrás de la Razón; Vacunación global: Brecha mortal
viernes, 16 de abril de 2021 19:30

Quizás una de las preguntas que más se hace la humanidad en estos tiempos de pandemia es ¿Cuándo podré vacunarme contra la COVID-19?

A la fecha, unos cuantos países han establecido objetivos muy claros para sus campañas de vacunación, pero en el resto del mundo el panorama no es tan claro.

Estudios científicos, corporaciones farmacéuticas, promesas gubernamentales, campañas anti-vacunas y una gran dosis de burocracia y regulaciones parecen estar haciendo mella en lograr la meta global, que no es otra que la vacunación efectiva.

Las cifras hablan por sí solas: Cerca de 140 millones de personas se han contagiado con el virus SARS-CoV-2 y alrededor de tres millones han perdido la vida, según estadísticas de Worldometer.

Mientras que unas 840 millones de personas en todo el planeta han sido vacunadas, es decir, casi un 10 % de la población mundial, según las estimaciones de Ourworldindata.

Pero, cuando revisamos las cifras por continente, el desequilibrio resulta alarmante. Una gran inequidad en cuanto al número acumulado de dosis de vacunas y vacunados.

De hecho, la propia Organización Mundial de la Salud (OMS) aseguró que cada día que pasa, la inequidad para el acceso a las vacunas contra la COVID-19 es cada vez más notoria, al mismo tiempo que reprochó que los países desarrollados, que han acaparado la mayor parte de los antídotos, hacen poco por revertir la situación.

Como es bien sabido, por el momento sólo 6 antídotos han cumplido con los estándares para ser comercializados y aplicados. Pfizer-Biontech, Sputnik V, Sinofarm, Moderna, Astrazeneca y Johnson & Johnson. Los últimos dos con serios cuestionamientos por sus efectos secundarios. Pocos son los países productores y distribuidores de estos componentes anti-COVID-19. A la par, existe un mecanismo internacional, de la OMS, llamado COVAX, que buscaría compartir de manera equitativa el antídoto, entre todas las naciones, ricas y pobres.

¿Qué está pasando con el COVAX, para que no llegue la necesaria cantidad de dosis para inmunizar a las poblaciones más vulnerables, en los países con menos recursos?

Según la OMS, hay 1 de cada 4 personas vacunadas en algunos países ricos, frente a 1 de cada 500 en algunos países pobres.

Ante tal panorama, aún no queda claro el papel de las organizaciones internacionales o de las legislaciones en materia de DDHH, frente a cómo funciona el sistema.

Los países más ricos aprovecharon su poder adquisitivo e inversiones en el desarrollo de vacunas comprando así la mayoría de las vacunas antes que otros países, pero si se pone le foco a detalle, esos países de ingresos altos tienen apenas el 16 % de la población mundial, y cuentan con el 60 % de las dosis de vacunas que se han vendido.

Motivado a que la capacidad de fabricación global es limitada, es lógico que quedan menos dosis para todos los demás, al corto plazo.

Los países de ingresos medianos y bajos no pudieron realizar compras de gran volumen o comprar vacunas cuando el riesgo de falla aún era muy alto, por lo que no obtuvieron acceso prioritario, y ahora son las naciones que están en mayor peligro.

Latinoamérica, junto al Caribe y África, son precisamente dos de las regiones más excluidas en este sentido.

No en vano, el secretario general de la ONU, Antonio Guterres, criticó el excesivo “almacenamiento” de vacunas por parte de países desarrollados, pidiéndoles que las compartan con el resto del mundo. Mientras que el máximo directivo de la OMS, Tedros Adhanom, tildó dicha desigualdad como “grotesca”.

En medio de esta situación las farmacéuticas fueron urgidas por la OMS a otorgar licencias para la fabricación de sus vacunas a otras compañías y países, de manera que pueda acelerarse el proceso para la obtención de los fármacos de forma masiva.

Incluso, a estos desafíos, se añaden las sanciones y bloqueos impuestos por algunas potencias contra otros países, y los casos de corrupción y clientelismo (Vacunas VIP) en algunos países, lo que agrava mucho más la situación.

En esta edición de Detrás de la Razón pondremos el foco del debate junto a nuestros expertos en la materia, en lo que se prevé con el actual sistema de distribución, y los pronósticos de que el virus siga mutando, creando la posibilidad de menor efectividad en las actuales vacunas.

Por: Danny Pérez Díaz.

mag/ctl/rba

Comentarios