• Detrás de la Razón: La traición árabe se consuma; EAU-Baréin-Israel-EEUU
jueves, 17 de septiembre de 2020 20:43

Llamados por sus actores como “los acuerdos de Abraham”, para Palestina y otros países de la región de Asia Occidental y el mundo significan meramente unos acuerdos de traición.

En menos de un mes, se dio primero una declaración conjunta del régimen de Israel y los Emiratos Árabes Unidos (EAU), con la mediación de Estados Unidos. El anuncio causó revuelo en la prensa internacional. Al mismo tiempo, el presidente estadounidense, Donald Trump, advertía que otras naciones árabes seguirían los pasos de Abu Dhabi.

Y así fue. Llegó el turno de Baréin. Un 11 de septiembre. Donald Trump y Benjamín Netanyahu calificaron el momento nuevamente como un “día histórico”. De hecho, dicen que el presidente estadounidense habría insistido, para mayor simbolismo, en hacer coincidir el anuncio con el fatídico 11-S. El mismo discurso, el mismo entramado.

Como “otra puñalada por la espalda” lo calificó Palestina. La Liga Árabe (LA) no hizo mucho ruido. Arabia Saudí, aunque no vociferó alegrías y aplausos, en medio de “bajo perfil”, aprobó abrir su espacio aéreo para los vuelos comerciales de Israel hacia los dos reinos firmantes.

Llegó el día de la firma, el 15 de septiembre. Como si se tratara de una alfombra roja servida para un gran show, Donald Trump recibió en la Casa Blanca a su protegido Netanyahu, y a los ministros de exteriores de ambas monarquías.

... Y ¿Qué viene ahora?...

Bueno, según lo pactado en Washington, las dos monarquías del Golfo Pérsico normalizan sus relaciones con Israel y a cambio el primer ministro israelí, suspende la anexión de territorios palestinos ocupados que él mismo había anunciado.

Aquellos que apoyan los “acuerdos de Abraham” aseguran que ofrecen una oportunidad para alcanzar la paz en la región.

... Pero... ¿Qué garantías hay para esto?

Incluso llama la atención, que esto se de justo en un contexto en el que Netanyahu está en la cuerda floja por las investigaciones por los casos de corrupción en su contra, y las protestas en Tel Aviv, y Trump en las últimas semanas de su mandato y en plena carrera electoral por una reelección.

Recordemos que no todos los países árabes, ni todo el mundo musulmán apoya la normalización de las relaciones con Israel, tan sencillo porque desde hace décadas la mayoría de las naciones árabes han condicionado que para establecer lazos diplomáticos con los israelíes, estos deben permitirles a los palestinos tener su propio Estado.

Evidentemente, para los países firmantes del Golfo Pérsico, estos lazos son vistos como una oportunidad para hacer negocios con Israel, bajo el respaldo de EE.UU.

Tel Aviv lo podría considerar como un logro que le permite estar un poco menos aislado en la zona.

Y el cerebro de todo... Estados Unidos lo estaría viendo como “una victoria diplomática”, algo que muchos expertos cuestionan y lo explican como una especie de “tabla salvavidas” o “plan B” ante el fracaso del llamado “acuerdo del siglo” que también dejaba a un lado a la causa palestina, sus derechos y su voz.

Lo cierto es que durante mucho tiempo hubo un consenso dentro de la gran mayoría de los países árabes en torno a la causa palestina, pero esto se ha trastocado ahora. parece haber cambiado recientemente.

El primer ministro palestino, Mohamad Shtayeh, estimó que la firma de los acuerdos marca un día “sombrío” en la historia del mundo árabe y “una derrota” para instituciones como la Liga Árabe, que deja en evidencia un divisionismo.

Para otros expertos, lo sucedido podría significar un mayor desafío para el pueblo palestino y sus resistencias, motivándoles a que haya una mayor unión entre sí.

Muchas dudas e interrogantes quedan aún en el aire.

¿Qué otros países árabes se unirán a esta “normalización” de lazos con Israel?

¿Podrá ahora Israel tener una mayor influencia en la región, o aprovecharse de esto?

¿Será la causa palestina rezagada?

¿Dónde quedan países claves en la región como Turquía e Irán?

¿Están intentando cerrar acuerdos que sean difíciles de revertir en un hipotético cambio de inquilino en la Casa Blanca?

En Detrás de la Razón, nosotros preguntamos, los analistas contestan y usted en su casa concluye.

Por: Danny Pérez Díaz

fdd/lvs/mkh

Comentarios