• Elecciones de medio mandato en EEUU, ¿vuelco político? | Detrás de la Razón
miércoles, 9 de noviembre de 2022 20:54

El meollo de las elecciones de medio mandato en Estados Unidos radica en que, si los republicanos se hacen con la Cámara de Representantes o el Senado, obstaculizarán proyectos de ley o iniciativas que la Administración de Joe Biden pueda tener para catapultar la agenda demócrata con miras a las elecciones generales de 2024.

Hasta ahora, ambas Cámaras, en manos de los demócratas, han sido un gran apoyo para un gobierno que no solo no ha mostrado gran liderazgo, sino que también ha tenido altibajos a nivel nacional e internacional.

La Cámara de Representantes se renueva en su totalidad y el Senado un tercio de sus miembros, en concreto, se eligen 435 miembros de la Cámara de Representantes y a 35 de los 100 senadores. Los representantes elegidos tienen un periodo de entre dos hasta seis años, dependiendo de la función. Y aquí viene el segundo tema de fondo de estos comicios: los miembros de este Legislativo acompañarán la dirección de la segunda mitad del periodo presidencial de Biden.

El tercero es que estas elecciones se han convertido en un catalizador de la furia que nunca amainó entre el grupo de republicanos más leales al expresidente Donald Trump y ha vuelto a la mesa de discusión, ya que afirman, en las presidenciales de 2022 hubo robo, una acusación que nunca se ha disipado al punto de que el magnate inmobiliario convertido en presidente ha sido una figura clave en la campaña para estas intermedias.

Incluso, ante las altas expectativas que albergaban los republicanos en este proceso, se escuchan voces que avisan que, este 15 de noviembre, Trump irá, con todo, anunciará de manera oficial su candidatura a la presidencia, aunque todavía queda por esperar cómo queda la composición de la Cámara de Representantes y el Senado, y si los republicanos de la vieja guardia apoyan este movimiento. En esta votación, además, 36 estados de los 50 eligen a sus gobernadores.

Las previsiones, dependiendo del medio, pendulan para los demócratas o republicanos. La presidenta de la Cámara de Representantes de EE.UU., Nancy Pelosi, ha dado sus primeras reacciones, asegurando que, con todo lo que llevan a cuestas, se han superado las expectativas.

Para ganar momentum, Trump ya ha irrumpido con las primeras denuncias de fraude también en estas elecciones, sobre todo cuando ciertas máquinas han registrado fallas como en los condados de Texas y Arizona y ha habido impugnaciones en Pensilvania. Pero, esto no es todo, Trump, que nunca ha apoyado el voto por correo, tendrá que esperar, pues más de 25 millones de votantes lo han hecho por esta vía.

Otro eslogan de Trump para captar la atención fue ‘ola roja’, es decir, los estadounidenses iban a apoyar tanto a los republicanos que todas las papeletas estarían marcadas de rojo, más cuando el país sufre una de las peores inflaciones de su historia, la pérdida del poder adquisitivo es galopante, el aumento de precio de los carburantes por las nubes y la crisis migratoria sigue pendiente.

Como en todos los procesos electorales en EE.UU. la disputa, al parecer, se solventará en los estados decisorios como en Georgia, Nevada, Arizona y Wisconsin.

Se intenta presentar estas elecciones como muy reñidas, determinantes en el destino del país y por extensión del mundo, entre demócratas y neoconservadores, pero lo cierto es que el bipartidismo estadounidense no deja espacio para los independientes u otras alternativas. Aconsejan los analistas, no perder la perspectiva sobre la frase de “cada voto cuenta” porque no es así. Una muestra de ello es el voto de los latinos que siempre son importantes, por cinco minutos, ni demócratas ni republicanos quieren materializar las promesas hacia este segmento de la sociedad, cada vez más amplio y desprotegido.

Para ver todos los episodios de Detrás de la Razón siga el canal oficial del programa: youtube.com/DetrasDeLaRazonOficial

Por Cristina Leiva

mrz/ncl/mkh

Comentarios