• Detrás de la Razón: Trump quiere destruir la organización del mundo ¿el miedo a China?

Por si muchos no ven la similitud entre las balas y el dinero, el mensaje es la Organización Mundial del Comercio (OMC).

Esta organización fue creada justo para eso, para evitar las guerras, los conflictos armados y proteger la paz, porque da la casualidad que desde que aparecieron los primeros intentos de país, colonia o unión de grupos en la humanidad, toda la política exterior y toda la capacidad militar circulan en torno al comercio.

El eje central de a quién vamos a bombardear o cómo manejaremos la diplomacia y relación con otro país, es para nosotros los seres humanos, y desgraciadamente, el comercio, el dinero, y la riqueza.

Así, las primeras palabras que uno se encuentra el OMC son esas, la aclaración que están ahí como recordatorio para la paz, y de ejemplo nos ponen a China, que en el siglo III antes de Cristo, toda su política exterior y toda su capacidad militar giraba en torno del comercio, en torno de la Ruta de la Seda que era la vena que alimentaba su capacidad comercial.

Sentado esto, entonces podemos ver la ontología y la importancia de tener una organización tal en el mundo, si no, sería la jungla donde todos contra todos y sin ningún asidero de donde tomarse para resolver los problemas.

Después de la Segunda Guerra Mundial, alimentada por nacionalismos y proteccionismos, hubo la necesidad de reorganizar el mundo, es decir, reorganizar las venas por donde fluye el dinero: el comercio.

Aparecieron unos tratados que posteriormente se fueron adaptando a los grandes retos de la globalización hasta que en 1994 vimos nacer a la OMC, con 128 países.

“El acuerdo firmado hoy, ha dado origen a la OMC. Una nueva fuente de energía para la economía mundial, que dará a los vínculos económicos y políticos entre las naciones, una nueva vitalidad y una nueva esperanza. Más que un acuerdo comercial, este es un acuerdo de cooperación global, basado en el reconocimiento de que nuestros intereses humanos comunes trascienden nuestra diversidad”, declaraba Peter Sutherland, director general del Acuerdo General sobre Aranceles Aduaneros y Comercio (GATT, por sus siglas en inglés), pacto que era el abuelo de la OMC.

Así, esta organización si le creemos, se ha dedicado a proteger la estabilidad, salvaguardar el entendimiento y regular las fluctuaciones de dinero y producción entre los países, todo, supuestamente al servicio de un mundo mejor y de más justicia para los seres humanos.

Con todo esto que le digo, ¿qué pasaría si la principal pieza de toda esta organización se esfuma? Hablo de Estados Unidos que vía su presidente Donald Trump amenazó con abandonar la organización porque no le cae bien, no se comporta bien con los estadounidenses, dice magnate.

Y digo la principal pieza porque EE.UU. sigue siendo la economía más poderosa del planeta, y que hoy está usando su poder financiero para azuzar e imponerse sobre los demás.

¿Qué pasaría si se va EE.UU.? “Tendríamos la ley del bosque. Cualquiera podrá hacer cualquier cosa y sabemos lo que sucede en ese tipo de situaciones: tendremos represalias y proteccionismo, y ese es el peor escenario para la economía global. Todos pierden en este escenario, no habrá ganador” contesta Roberto Azevêdo, director general de la OMC.

Y la otra pregunta importante no la podemos olvidar ¿por qué Trump está queriendo romper el orden actual?

En Detrás de la Razón, nosotros preguntamos, los analistas contestan y usted en su casa concluye. Y si la realidad hace lo que quiere, entonces nosotros volveremos a preguntar. Lo importante es detectar las aristas que no nos dicen.

El análisis, las preguntas y respuestas a las diez treinta de la noche, desde los estudios de Teherán; Londres, seis y Madrid, siete de la tarde; México, doce del día, y Colombia, una de la tarde.

Por: Roberto de la Madrid.

xsh/ncl/alg

domingo, 2 de septiembre de 2018 22:03
Comentarios