• Detrás de la Razón: ¿Quién ganó López Obrador o Donald Trump? ¿El nuevo muro de EEUU?
lunes, 10 de junio de 2019 20:14

¿Quién ganó, el presidente de México o el presidente de Estados Unidos? ¿López Obrador o Donald Trump?

Como usted sabe, en un acto de humillación, el señor Trump amenazó a México con una guerra económica de aplicarle impuestos no a uno ni a 100, sino a todos los productos mexicanos que EE.UU. importe. Empezando por una tarifa baja y aumentando cada mes en la medida de que México no se porte bien. Es decir, si no detiene a los migrantes, si no resuelve el problema de su muro, si no frena la migración, pamba, castigo y presión.

Humillante en muchos sentidos. Abusando de su poder y calificando la conducta mexicana, y tratando de utilizar a los mexicanos para que resuelvan sus problemas. El problema es más grave cuando no estamos hablando de derechos ni bienestar de los seres humanos, sino cuando ese tema se usa, lo usa, Trump, para ganar votos, ya que su promesa electoral y su base electoral se creó a base del miedo y del combate a los migrantes.

Los güeritos, rubios, blancos se estaban quedando sin trabajo por culpa del prietito, morenito, migrantes que llegan a los United’s a quitarle el trabajo a los “nativos” estadounidenses. Así ganó Trump apelando a la pobreza y al color de la piel como derecho a reclamar lo que les pertenece, la riqueza y el control en manos de los blancos. Es así como se le ocurrió, después de usar todo lo que pudo para contener la migración, los aranceles a los productos mexicanos, que no solo son sanciones sino un gran castigo por no detener a los “alliens” así les llamó, a los extraños, invasores y depredadores.

De forma humillante Trump dijo mira, me estoy encargando de México ahora mismo. Ellos envían droga por un valor de 500 mil millones de dólares. Matan a 100 000 personas. Arruinan un millón de familias, cada año. Es una invasión sin pistolas. ¿Tiene derecho a decir esta humillación? No lo creo, y no lo creo por lo siguiente: En este programa hemos denunciado durante años que Europa y su intervención en la violencia de Oriente Medio la hacen responsable de resolver la migración porque ellos provocaron crimen, guerra y pobreza.

También hemos dicho de la misma forma, que el imperialismo depredador de EE.UU. es el responsable de generar violencia, narco, corrupción, pobreza. EE.UU. ha comprado Gobiernos, ha intervenido en países ha derrocado Gobiernos. Ha destruido a los productores latinos con las grandes corporaciones. Y por todo esto, siempre que se habla de migración todo apunta al desastre que EE.UU. ha hecho en Latinoamérica. ¿Por qué entonces México tiene que resolver el problema, cuando lo debería resolver EE.UU.? Y en base a esto, Trump no quería negociar con México. Era, o detienes a los migrantes o te aplico los impuestos. Cuando López Obrador envió a su canciller a Washington, Trump le contestó claro: México está enviando una gran delegación para hablar sobre la frontera. El problema es que han estado “hablando” durante 25 años.

Queremos acción, no hablar. Podrían haber resuelto la crisis fronteriza en un día si hubieran querido. El canciller mexicano, Marcelo Ebrard, prácticamente tenía cerradas las puertas. ¿Entonces por qué al final el Gobierno de Trump aceptó negociar? ¿Qué sentó a la mesa a Trump? Aunque no es oficial, se filtró que una carta fuerte fue la que puso a temblar al magnate y que México la sacó al final. La otra pregunta es cómo el presidente de México llegó a esta encrucijada. Nuestro analista Alfredo Jalife, nos ha advertido que el presidente de México está cercado y atrapado por dos bandos enfrentados, los sionistas globalistas y los sionistas nacionalistas de EE.UU. Revisemos todos los puntos en este capítulo.

En Detrás de la Razón, nosotros preguntamos, los analistas contestan y usted en su casa concluye. Y si la realidad hace lo que quiere, entonces nosotros volveremos a preguntar. Lo importante es detectar las aristas que no nos dicen. El análisis, las preguntas y respuestas a las diez treinta de la noche, desde los estudios de Teherán; Londres, siete y Madrid, ocho de la noche; México, Colombia y Chicago a la una de la tarde.

Por Roberto de la Madrid

smd/ncl/hnb

Comentarios