• Detrás de la Razón: ¿Quién ganará la guerra entre Estados Unidos y China?

Si usted viera detenidamente desde el aire los puertos de carga más grandes del mundo, que por cierto casi todos están en China, y reflexionara por un momento, se daría cuenta que son grandes ciudades, flotantes y en espera de ser flotantes que darán vida a las ciudades de seres humanos.

Comienzo con este paisaje para que nos demos ideas de qué estamos hablando. Son miles, millones de toneladas de miles de productos, desde pescado hasta computadoras, aviones o pelotas de béisbol, productos que alimentan la vida, la diversión, la educación, todo lo que conocemos. Esto es lo que se juega en la actual guerra comercial que libran Estados Unidos y China.

No estamos hablando de comercio simple, estamos hablando de castigos a la fábrica del mundo que es China y al comprador compulsivo también del mundo, que es EE.UU.

Ambas economías, las más poderosas del planeta se castigan mutuamente por culpa del presidente estadounidense, Donald Trump, que empezó esta guerra, anunciada ya desde su campaña: China es el enemigo a vencer, decía desde entonces.

Y las cosas parece que van más en serio, China acaba de amenazar a EE.UU. con imponerle impuestos a 60 mil millones de dólares de productos estadounidenses. Amenaza que es la respuesta a la última amenaza de Washington con castigar a Pekín con impuestos en 200 mil millones de dólares de productos chinos.

China dice que lo hace por la seguridad de su pueblo y EE.UU. dice que lo hace también por la seguridad de su pueblo, que es el argumento con el que se empieza toda guerra, y es que lo que se juega es la vida laboral de millones de personas y la vida económica de millones de personas, ¿no es suficiente para considerar esto una guerra tan peligrosa como la militar?

Porque si no funcionan los golpes financieros, entonces ¿qué golpes seguirán, los físicos, al estilo matones que cobran las deudas, rompen dedos al que no paga a tiempo? Eso nadie lo sabe, pero lo que sí sabemos es que la guerra está abierta y que China quiere negociar, por lo menos así lo anunciado. ¿Aceptará EE.UU.?

¿Qué hay detrás de esta guerra? ¿Por qué EE.UU. está poniendo en riesgo su propia estabilidad financiera, qué vio en el mapa del futuro, por qué es tan importante agredir a China?

Remitámonos a los hechos, el yuan bajó de valor, algunos dicen que es porque el Gobierno lo ordenó para proteger los productos chinos, ya que hace más baratas las exportaciones y encarece todo lo importado dentro de China.

Otros alertan que no fue el Gobierno sino el miedo de los mercados al ver que China está dejando de crecer económicamente. ¿Hacia dónde se inclinará la balanza en este tira y afloja entre las dos economías más poderosas del mundo?

En Detrás de la Razón, nosotros preguntamos, los analistas contestan y usted en su casa concluye. Y si la realidad hace lo que quiere, entonces nosotros volveremos a preguntar. Lo importante es detectar las aristas que no nos dicen.

El análisis, las preguntas y respuestas a las diez treinta de la noche, desde los estudios de Teherán; Londres, seis y Madrid, siete de la tarde; México, doce del día, y Colombia, una de la tarde.

Por: Roberto de la Madrid.

xsh/rha/alg

domingo, 5 de agosto de 2018 22:26
Comentarios