• Detrás de la Razón; ¿Qué le mueve más a Donald Trump y su yerno: dinero, poder o Dios?
viernes, 7 de junio de 2019 21:25

El presidente de Palestina rechazó una vez más la polémica propuesta de “paz” de Donald Trump, entre el régimen israelí y los palestinos, apodada “el acuerdo del siglo”.

Mahmud Abás enfatizó que el plan se irá directo a las llamas del infierno: “Espero que llegue el próximo Eid al-Fitr mientras el pueblo palestino libere a su país de la ocupación israelí, establezca su Estado independiente, con el este de Al-Quds (Jerusalén) como su capital, y supere los complots creados contra el problema palestino, incluido el acuerdo del siglo, que irá al infierno”, declaró.

Palestina se opone rotundamente al famoso acuerdo autollamado “del siglo” por sus genios creadores, Jared Kushner, el yerno del presidente de EE.UU., y Donald Trump como el patrocinador.

Pero…¿qué tiene que hacer un país al otro lado del Atlántico redactando un acuerdo de paz, que está lejísimo de su territorio, y más aun, el yerno del presidente de ese país, que ni siquiera es palestino ni israelí?, ¿cómo puede ese señor entender las necesidades, los sentimientos, la historia y la dignidad para una paz, como él llama, justa, cuando ni es de ese lugar, y cuando además no hay ningún representante palestino en la redacción del texto?

Pues así se las gastan los estadounidenses, hablo del señor Jared Kushner que por ser yerno del señor Trump, pues es el encargado de dar paz a Oriente Medio, cuando su experiencia es en vender y rentar casas y edificios.

Pero no es por eso que los palestinos rechazan el acuerdo. Lo rechazan porque si bien el acuerdo les ofrece riqueza, empleos, inversiones, quizá hasta un parque de diversiones, aeropuerto, puertos, comercios, construcción, infraestructura -y quizá ese era un plus de Kushner-, no les ofrece lo que siempre han pedido, exigido y de lo que se han quedado y sufrido por más de 70 años, independencia y soberanía para erigirse como un país, sano, próspero, autónomo, con futuro y decisiones propias.

Pero eso no lo quiere conceder el gran acuerdo del siglo, se ha filtrado que a lo mucho una fuerza policial y nada más, ya que la seguridad del estado, el ejército, correría a cargo del régimen de Israel.

Comenzando con esto, pues ya no se puede hablar de un Estado soberano ¿o sí? Trump y su hijo político dicen que eso no importa: “Estoy comprometido a trabajar con Israel y los palestinos para llegar a un acuerdo. Los palestinos e israelíes deben trabajar juntos para alcanzar un acuerdo que permita a ambos pueblos vivir, celebrar el culto, esforzarse y prosperar en paz. Y haré lo que sea necesario para facilitar el acuerdo, para mediar, para arbitrar, cualquier cosa que les gustaría hacer”, dice Trump.

Kushner le hace eco: “Lo que podremos realizar es una solución que creemos, es un buen punto de partida para los problemas políticos y luego un resumen de lo que económicamente se puede hacer para ayudar a estas personas a comenzar a vivir una vida mejor. Queremos que las personas puedan mejorar sus vidas y no permitir que el conflicto de sus abuelos secuestre el futuro de sus hijos. Y el último es realmente (crear) la seguridad.”

Pero he escuchado de algún crítico de la Casa Blanca que este acuerdo es como ofrecerle un lindo manicure a una mujer y por el otro lado, estrangularla. Y así contestan los palestinos: “No recibimos instrucciones de nadie, podemos decirle no a nadie si se trata de nuestro destino, nuestro futuro, nuestra tierra y nuestra gente, no y mil veces no. Ahora decimos no a Trump y otros. No aceptamos su proyecto y dijimos que el acuerdo del siglo es realmente la bofetada del siglo y responderemos a ello. La conspiración que comenzó con la Declaración de Balfour (en 1917) aún no ha llegado a su fin. Y si la promesa de Balfour prosperó, el acuerdo del siglo no lo hará”, sostiene el presidente palestino, Mahmud Abás.

Y aquí le pongo una cascada de argumentos y reclamos furiosos de otros líderes: “La Administración estadounidense desde el momento en que llegó al poder y hasta ahora ha anunciado públicamente su punto de vista, y no ha logrado inspirar confianza en el liderazgo y el pueblo palestino. Puedo decir con certeza que en realidad no hay un acuerdo del siglo. Es algo de una realidad virtual, existe solo en la mente de algunas personas del entorno del presidente Trump. En mi opinión, la política estadounidense tiene como objetivo obligar a todos a esperar constantemente el acuerdo del siglo. EE.UU. no quiere que ningún Estado presente sus propias ideas sobre un proceso pacífico”, apunta el ministro de Asuntos Exteriores de Palestina, Riad al-Maliki.

Y remata Musa Mohamad Abu Marzuq, jefe adjunto de la dirección política del Movimiento de Resistencia Islámica Palestina (HAMAS). Y mi pregunta es: ¿Si los palestinos dicen que no se instaurará el acuerdo de paz y EE.UU. e Israel dicen que sí, qué es lo que vamos a ver en los próximos meses?

En Detrás de la Razón, nosotros preguntamos, los analistas contestan y usted en su casa concluye. Y si la realidad hace lo que quiere, entonces nosotros volveremos a preguntar. Lo importante es detectar las aristas que no nos dicen.

El análisis, las preguntas y respuestas a las diez treinta de la noche, desde los estudios de Teherán; Londres, siete y Madrid, ocho de la noche; México, Colombia y Chicago a la una de la tarde.

Por: Roberto de la Madrid.

xsh/ctl/rba

Comentarios