• Detrás de la Razón: Porno, mujeres y criminales rodean a Trump; el gran juicio del presidente de EEUU

Los republicanos, el partido de Donald Trump, tienen 236 curules en la Cámara de Diputados (representantes) contra 193 de los demócratas.

En el Senado, los del elefante (republicanos) 51 contra los del burro, que son 47. Es decir, en ambas Cámaras, en el Congreso manda el partido Republicano, para aprobar o solapar, las fechorías o logros de su correligionario presidente Donald Trump.

Lo que podría complicar mucho las cosas para lograr un impeachment o juicio político para destituir al magnate de la Casa Blanca, pues primero se necesita que la Cámara Baja, la de diputados apruebe por mayoría simple que al presidente de Estados Unidos se le inicie un proceso de impeachment, es decir, que oficialmente se le acuse de algo grave contra la patria.

Luego, aunque la Suprema Corte presida el proceso y juicio, serán los senadores que tendrán que juzgar al presidente, votando. Se necesitan dos tercios para destituirlo. Entonces se ve muy difícil, aunque haya algunos republicanos que ya no soportan a Trump.

Pero las cosas cambian por completo en noviembre, porque entonces serán las elecciones intermedias, y si ahí pierde Trump, es decir, su partido en el Congreso, entonces los demócratas podrían bien saborearse un impeachment con sus números a favor.

Por ello, curándose en salud, Trump, hace unos días en una entrevista en su programa “amigos” de su cadena favorita Fox, dijo “No sé cómo se puede destituir a alguien que está haciendo un gran trabajo. Te digo algo. Si alguna vez soy sometido a un impeachment, creo que el mercado podría colapsar. Creo que todos podríamos ser muy pobres”.

Obvio esta declaración es para que le dé miedo a todo el que se le ocurra pensar en removerlo de la silla presidencial. El problema para Trump es que el pueblo de EE.UU. cada vez está más cansado del sensacionalismo de las noticias y escándalos en torno a su presidente.

El problema para Trump es que cada vez está más cerca de los delitos. Su exabogado, Michael Cohen, una de sus personas de más confianza, lo incriminó incluso. Y su exjefe de campaña, resultó ser todo un hampón que enfrenta 80 años de cárcel, por 8 cargos y que si lo hubieran declarado culpable de todos los cargos, serían 305 años tras las rejas.

Hablo de Paul Manafort, quien tiene una alternativa todavía, hablar de los ultrasecretos que sabe de Trump para negociar su condena o esperar un indulto presidencial de su amigo Trump. Cohen por su parte, exabogado del magnate, para rebajar su condena se declaró culpable de 8 cargos entre ellos Fraude bancario, evasión fiscal y financiamiento ilegal de la campaña electoral de Donald Trump en 2016.

Pero además dijo que le ordenaron pagar o callarle la boca con dinero a una estrella porno y a una modelo de Playboy, para que no revelaran que fueron amantes del millonario y así no afectaran la campaña electoral rumbo a la presidencia.

Como usted puede ver, alrededor del presidente de Estados Unidos circula un súper melodrama de chismes, engaños, escándalos, criminales y delitos. ¿Acaso Trump es un ave Fénix que no se ensucia del fango, más cuando son personas que ha tenido en las más íntimas situaciones?

Pues para él mismo, claro y por mucho. ¿Será juzgado Donald Trump? ¿Caerán las bolsas y los mercados como él predijo en caso de que lo juzguen? ¿Serán más pobres en EE.UU. si lo tocan, como él mismo sentenció?

En Detrás de la Razón, nosotros preguntamos, los analistas contestan y usted en su casa concluye. Y si la realidad hace lo que quiere, entonces nosotros volveremos a preguntar. Lo importante es detectar las aristas que no nos dicen. El análisis, las preguntas y respuestas a las diez treinta de la noche, desde los estudios de Teherán; Londres, seis y Madrid, siete de la tarde; México, doce del día, y Colombia, una de la tarde.

Por Roberto de la Madrid

smd/rha/alg

domingo, 26 de agosto de 2018 21:45
Comentarios