• Detrás de la Razón: ¿Podría Trump y Estados Unidos vencer a Irán, Europa, China y Rusia, todos juntos?
domingo, 27 de mayo de 2018 23:07

El partido de ajedrez es de titanes. De un lado, una monstruosa máquina amenaza con imponer las reglas de juego, del otro lado, un Gobierno trata de defender su postura. Es decir, por un lado está EE.UU. encabezado por Trump rompiendo el acuerdo nuclear con Irán y amenazando.

El presidente estadounidense dice: “Mientras salimos del acuerdo con Irán, trabajaremos con nuestros aliados para encontrar una solución verdadera y duradera contra la amenaza nuclear. Incluirá esfuerzos para eliminar la amenaza del programa de misiles balísticos de Irán, paralizar sus actividades terroristas a lo largo del mundo y bloquear sus actividades amenazantes en Oriente Medio. Estableceremos sanciones económicas a su nivel más alto. Cualquier nación que ayude a Irán en búsqueda de armas nucleares podría ser sancionada fuertemente por parte de Estados Unidos”.

Del otro lado, Teherán, entonces ya contestó, si quieren seguir en la mesa, los iraníes también tienen sus condiciones. Y las condiciones son completamente en el sentido opuesto a las de Washington. El jaque fue muy ingenioso, porque no es solo contra Estados Unidos, si no es jaque a la reina, a Europa, que Irán la puso entre la espada y la pared.

Vea usted las condiciones que le puso Irán si es que quieren, todos, seguir en el pacto nuclear; son 7 y llevan toda la experiencia del arte de la negociación persa:

1. Los tres países europeos, el Reino Unido, Francia y Alemania, tendrán que probar su honestidad.
2. Los europeos deberán llevar una nueva resolución ante el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas (CSNU) para denunciar a EE.UU. porque violó el acuerdo al retirarse.
3. No se negociará en absoluto sobre el programa de misiles de Irán, ni sobre la presencia del país persa en la región.
4. Los europeos deben oponerse a las sanciones de Estados Unidos contra Irán.
5. Europa deberá garantizar la venta del petróleo iraní.
6. Los bancos europeos deberán garantizar todos los negocios que se hagan con Irán.
7. Si los europeos tardan en cumplir estos puntos, Irán tendrá el derecho de reanudar sus actividades nucleares.

El problema ahora no es para Irán porque lo tiene claro, qué camino seguir, el problema evidente es para los tres europeos que prometieron ser fieles al compromiso de quedarse en el acuerdo y darle la espalda a Trump.

La política está perfecta, en papel y declaración igual, pero la gran incógnita es qué hará Europa cuando empiece a ver que Washington sanciona a sus empresas.

¿Podrá la economía de EE.UU. vencer a la supuesta dignidad europea, porque no crea que son amables con Irán, sino que no quieren que se les vaya el negocio de las manos? ¿Podrá el sistema europeo que una vez implementaron, salvar a sus empresas de las sanciones del trumpismo? ¿Ignorarán la feroz declaración del secretario del Tesoro estadounidense, Steve Mnuchin, que prácticamente dijo que las empresas europeas o cumplen, o cumplen con las sanciones antiraníes?

El panorama está nublado, porque parece que los europeos podrían ser torcidos del brazo, mucha palabra, pero apenas Trump había dicho que impondría las sanciones más severas de la historia contra Irán, y la compañía británica British Petroleum paralizó inmediatamente su proyecto de colaboración con Iranian Oil Company en el mar del Norte, donde se ubica el yacimiento de gas Rhum, que estas compañías comparten al 50 por ciento.

Si con ese miedo reaccionó la gigantesca British Petroleum, qué nos espera de otras empresas europeas sin tanto poder. Irán dio un ultimátum hasta finales de este mes para que Europa halle una solución que salve el acuerdo nuclear.

El Grupo 5+1, menos uno, porque se salió EE.UU., o sea el G4+1, se reunió en Viena, capital de Austria, por primera vez. Allí, según ellos, prometieron respetar el pacto pese a la salida de Estados Unidos. Aunque la alerta saltó cuando el ministro de Relaciones Exteriores de Polonia, Jacek Czaputowicz, dijo que aún no había decidido si respaldar la prohibición, lo que podría complicar una decisión que necesita el respaldo unánime de los 28 miembros de la Unión Europea (UE), incluso fue más allá al decir que, todo el bloque debería tener más empatía con Estados Unidos.

“El siguiente punto es que si los europeos tardan en cumplir estas demandas, nos reservamos el derecho de reanudar las actividades nucleares suspendidas”, contesta desde Teherán, el Líder de la Revolución Islámica de Irán, el ayatolá Seyed Ali Jamenei.

En Detrás de la Razón, nosotros preguntamos, los analistas contestan y usted en su casa concluye. Y si la realidad hace lo que quiere, entonces nosotros volveremos a preguntar. Lo importante es detectar las aristas que no nos dicen.

El análisis, las preguntas y respuestas a las diez treinta de la noche, desde los estudios de Teherán; Londres, seis y Madrid, siete de la tarde; México, doce del día, y Colombia, una de la tarde.

Por: Roberto de la Madrid.

xsh/rha/alg

Comentarios