• Detrás de la Razón: Petróleo contra vidas: la crisis humana más grande del mundo, apoyada por Trump

¿Cuántas personas tienen que morir para ser suficiente? ¿Cuántas vidas se tienen que poner en riesgo, para que sea suficiente? ¿Cuánto tiene que ser para ser suficiente?

Me pregunto yo, para rescatar lo que se han de preguntar los habitantes de todo un país: Yemen. Se han muerto más de 10 mil personas y herido decenas de miles. Están al borde de morir de hambre 11 millones, y necesitan ayuda más de 22 millones. ¿Eso no es suficiente? Pues no.

Arabia Saudí sigue atacando, y esta semana cuando empezó el mundial, (que ya he insistido, se usó consciente o inconscientemente para que la gente no se enterara del asalto militar) decidió junto con sus aliados y amigos, como los Emiratos Árabes Unidos (EAU), atacar el puerto de Al-Hudayda, lo cual pone en riesgo de cortar los alimentos y suministros para todo el país.

Podrían provocar una hambruna jamás antes vista de dimensiones incalculables. 23 millones de personas, el 80 % del país, está en una situación frágil, y ese puerto significa el 70 % de toda la comida que entra a Yemen, si se afecta, la misma Organización de las Naciones Unidas (ONU) alerta que vendría lo peor.

Por eso pregunto, ¿qué no es suficiente tanta muerte y tanto riesgo para los que están vivos, asaltar de esa forma, con bombardeos aéreos y ahora hasta con tropa de los EAU en suelo yemení? Arabia Saudí y aliados dicen que no importa, que es una oportunidad de oro para vencer a quienes llaman rebeldes: el movimiento popular Ansarolá de Yemen que desconoce al expresidente prófugo yemení, Abdu Rabu Mansur Hadi.

Arabia Saudí dice que si le cortan las venas a Yemen y su movimiento, serán vencidos, y la vena principal es el puerto de Al-Hudayda, por donde circula el dinero y el sustento. La ONU propone que no sea de nadie, sino que Naciones Unidas misma, le quite el control tanto a Ansarolá como a las tropas fieles al expresidente.

Martin Griffiths, enviado especial de la ONU para Yemen, hace lo posible por convencer a las partes a que bajen las armas y no ataquen el puerto, pero Arabia Saudí insiste que no, que hay que atacar porque además tiene la complacencia del Reino Unido y Francia, que solo advirtieron la delicadeza de ese puerto, pero no hicieron nada para impedirlo, por el contrario, las fuerzas especiales del Ejército francés ya están en Yemen, como dije en el anterior programa, no para ayudar a todos los yemeníes sino a Arabia Saudí; lo que hace el poder del petróleo.

El principal diario francés Le Figaro publica, ‘Yemen: Francia lista para despejar el puerto de Al-Hudayda’. Por su parte, el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (ACNUDH), Zeid Raad al-Husein, a quien si le preocupan las vidas, no deja de preocuparse porque los saudíes están jugando con muchas y con fuego: ‘Enfatizo mi grave preocupación con respecto a los continuos ataques de la coalición liderada por Arabia Saudí y los Emiratos Árabes Unidos (EAU) en Al-Hudayda, que podrían provocar enormes bajas civiles y tener un impacto desastroso en la ayuda humanitaria que salva millones de vidas y que llega a través del puerto’.

En ‘Detrás de la Razón’, nosotros preguntamos, los analistas contestan y usted en su casa concluye. Y si la realidad hace lo que quiere, entonces nosotros volveremos a preguntar. Lo importante es detectar las aristas que no nos dicen.

El análisis, las preguntas y respuestas a las diez treinta de la noche, desde los estudios de Teherán; Londres, seis y Madrid, siete de la tarde; México, doce del día, y Colombia, una de la tarde.

Por: Roberto de la Madrid.

mhn/nii/

martes, 19 de junio de 2018 20:18
Comentarios