• Detrás de la Razón: Nuevo; ¿Donald Trump tuvo algo que ver en la masacre de mexicanos en El Paso, Texas?
lunes, 5 de agosto de 2019 19:30

A matar mexicanos. Salió de caza, a matar mexicanos, como muchos, desde niño aprendió: los hispanos le apestan y bañó de sangre, una ciudad que su nombre lleva lo hispano.

EE.UU. es azotado por una gran epidemia: la enfermedad de las balas y las pistolas, que nos muestra cómo crece la guerra interna de la intolerancia y la muerte. Blancos que quieren salvar su blancura, contra antifascistas que quieren imponer su religión. Una guerra a muerte que es parte de la crisis mundial entre los que dicen defender su identidad y sus tradiciones, contra los que quieren que se imponga un gobierno mundial sin fronteras.

En ese teatro, uno de los grandes detonantes es el presidente Donald Trump. Esto va para nuestros queridos blancos que se sienten superiores -aunque no todos son así. Si usted es una de esas personas que se siente superior, que cree que su raza, su color, su país, su religión, su ideología es la mejor, debería de estar de rodillas agradeciéndole a todas las civilizaciones ancestrales que hicieron que usted tenga ese avance que dice tener.

Sobre todo para EE.UU. y también para cualquier país. Señor racista: El desarrollo de la humanidad y de las herramientas se lo debemos primero a África, donde evolución el homo erectus. Luego el invento de la civilización, la democracia y las leyes a Mesopotamia. La evolución de las cirugías y medicina, no se la debemos a los hospitales de Houston, sino a Egipto, y a lo que hoy es La India y Paquistán. 

El desarrollo de los números, hace 20 000 años a África. Y si usted es creyente, cristiano, judío o musulmán, esas religiones se las debemos a Oriente Medio. Cómo usted puede ver, en los más grandes descubrimientos, invenciones, adelantos y sistemas de la especie humana, en ninguno intervino la comunidad blanca.

En Detrás de la Razón, nosotros preguntamos, los analistas contestan y usted en su casa concluye. Y si la realidad hace lo que quiere, entonces nosotros volveremos a preguntar. Lo importante es detectar las aristas que no nos dicen. El análisis, las preguntas y respuestas a las diez treinta de la noche, desde los estudios de Teherán; Londres, siete y Madrid, ocho de la noche; México, Colombia y Chicago a la una de la tarde.

Por Roberto de la Madrid

smd/rha/mkh

Comentarios