• Detrás de la Razón: Los encuentros secretos de Donald Trump: Putin, Kim e ¿Irán?

Donald Trump amenazó al presidente de Irán, Hasan Rohani, y a Irán, con sufrimiento que pocos han sufrido en la historia, eso lo hizo apenas hace unos días.

El presidente de EE.UU., Donald Trump amenazó a Irán, con sufrimiento que pocos han sufrido en la historia, eso lo hizo apenas hace unos días y hace unas horas, después de repudiar a Irán, de amenazarlo, le abre los brazos y dice que quiere dialogar con el presidente iraní, y además sin poner ninguna condición.

¿Es una broma? No. Es Donald Trump. El mismo que se salió del pacto nuclear firmado en 2015 entre Teherán y el entonces Grupo 5+1 (EE.UU., el Reino Unido, Francia, Rusia y China, más Alemania), que le puso condiciones a la nación iraní, que le envió hostilidad, que le amenazó con sanciones asfixiantes, y que ahora quiere diálogo.

Es Donald Trump en un auténtico auto golpe, en una actitud de un desquiciado que se le perdió la brújula, o quizá a la mejor sea una estrategia de suprema inteligencia que nadie ve, o quizá lo más probable es que esté filmando una película, por lo menos dentro de su egoteca, ya que no hay que olvidar que su pasión es aparecer en la cámara, el show, el reflector y lo teatrical.

“Trump quizá solo quiera sacarse otra foto con pequeños detalles atrás ¿en Teherán? ¿en serio?”, apunta la exsubsecretaria de Estado norteamericano Wendy Sherman, al criticar en su Twitter el comportamiento presidencial del magnate, que para los críticos dentro de Estados Unidos está llevando al país a una crisis de credibilidad, falta de seriedad y a una trayectoria errática de su política exterior.

Está enamorado de las cámaras, y “está enamorándose de las cumbres”, publica la prestigiada revista estadounidense The Atlantic, haciendo una crítica a sus campanadas que las toma como la mejor estrategia, llenas de halagos pero con manos vacías, tal cual se fue de Singapur o de Helsinki (la capital de Finlandia), a menos que lo que haya dicho en secreto al presidente de Rusia, Vladimir Putin o al líder de Corea del Norte, Kim Jong-un, sean las llaves de la conspiración donde Rusia, Corea del Norte, y EE.UU., o más bien sus líderes, se estén riendo del mundo en un acuerdo secreto, cosa que es muy difícil de creer.

Pero lo que es fácil de creer también puede ser una trampa. Trump dice este disparate de la política exterior justo cuando faltan unos días para que entre el primer bloque de sanciones severas que él mismo recetó contra Irán, y lo dice también a escasos días de que pasó su conversación secreta con Putin. ¿Qué se trae entre manos este contradictorio magnate disfrazado de presidente de EE.UU.?

En “Detrás de la Razón2, nosotros preguntamos, los analistas contestan y usted en su casa concluye. Y si la realidad hace lo que quiere, entonces nosotros volveremos a preguntar. Lo importante es detectar las aristas que no nos dicen.

El análisis, las preguntas y respuestas a las diez treinta de la noche, desde los estudios de Teherán; Londres, seis y Madrid, siete de la tarde; México, doce del día, y Colombia, una de la tarde.

Por Roberto de la Madrid.

mhn/ncl/alg

martes, 31 de julio de 2018 21:15
Comentarios