• Detrás de la Razón: La jugada maestra de Irán, le niega a Trump misiles y programa nuclear
martes, 5 de junio de 2018 19:48

Quizá no con miedo, pero si con un gran enfado, porque sus caprichos, intenciones e intereses, no se pueden cumplir, ni pueden doblegar a quien lo han querido, desde hace décadas.

Así, con este sentimiento, seguramente vieron desde Washington el mensaje de anoche del Líder de la Revolución Islámica de Irán, el ayatolá Seyed Ali Jamenei. Por si el presidente de EE.UU., Donald Trump o algunos de los gobiernos europeos creían que Irán titubearía o mostraría señal de rendición, el Líder iraní se posicionó en una postura de fuerza y de tú por tú, en el concierto internacional.

Irán no se pondrá de rodillas fue prácticamente la esencia del discurso del ayatolá Jamenei, por eso digo que en Washington les retumbaron los oídos. Y Europa seguramente se escondió bajo la mesa.

Atrapada entre la espada de Trump, los negocios que los europeos quieren con Irán y la dignidad de respetar un acuerdo, Europa sin duda, cerró más los ojos y se hundió más en la indecisión, más cuando a sus puertas esta semana llegó un emisario que les dio más terror: el primer ministro del régimen de Israel, Benjamín Netanyahu, con un saco de documentos que según su servicio de inteligencia, el Mossad israelí se robó del corazón de Irán, y con los que amenaza tener la supuesta verdad de que los iraníes sí querían un arma nuclear.

El premier israelí así se reunió con la canciller de Alemania, Angela Merkel, también atrapada en la encrucijada que he descrito, y que sin duda miró de reojo aquellos documentos, que en realidad aunque den risa, lo que importa es la presión internacional, empresarial, financiera que representa Netanyahu y que ejerce desde los lobbies sionistas apostados en un eje trasatlántico Washington-Bruselas.

La solución ideal para Europa sería que Irán respetara el acuerdo nuclear, conocido formalmente como el Plan Integral de Acción Conjunta (JCPOA, por sus siglas en inglés) y aceptara las exigencias de Trump, por ello el Líder iraní se adelantó: ‘De algunos gobiernos europeos se entiende, que esperan que Irán enfrente las sanciones y a la vez, deje su actividad nuclear, que es la necesidad básica para el futuro del país, y prosiga con esas restricciones impuestas. Yo les digo a esos gobiernos, que sepan, que ese sueño incoherente no se hará realidad’, advirtió el ayatolá Jamenei.

Y con ello, más, para poner nerviosos a aquellos indecisos: ‘La Organización de Energía Atómica de Irán (OEAI) debe realizar de inmediato los preparativos necesarios para alcanzar la capacidad de enriquecimiento de uranio de 190.000 unidades de trabajo de separación, en el marco del acuerdo nuclear, provisionalmente.

Pero no se asuste porque esta capacidad de enriquecimiento está aún dentro del acuerdo nuclear, que como dije más que miedo mete tremenda presión al trío de las emes: la canciller alemana, Angela Merkel, el presidente de Francia, Emmanuel Macron y la primera ministra del Reino Unido, Theresa May.

Ellos buscaban que de alguna manera Irán renunciara a su investigación y desarrollo de misiles para satisfacer las bravuconadas de Trump, pero Irán cerró la cortina y volvió a decir: misiles, nunca, no se tocan.

En Twitter, el Líder iraní alertó que si el enemigo se atreve a lanzar un misil, Irán le devolverá 10. El punto de este juego de ajedrez es que aquí, a diferencia del tablero de piezas, las jugadas no pueden tardar años, el tiempo se acaba, y el encono se exacerba. Al final Trump tendrá que asumir responsabilidades, Europa decidir e Irán salirse o permanecer en el acuerdo. Las cosas están cada vez más, al rojo vivo.

En ‘Detrás de la Razón’ nosotros preguntamos, los analistas contestan y usted en su casa concluye. Y si la realidad hace lo que quiere, entonces nosotros volveremos a preguntar. Lo importante es detectar las aristas que no nos dicen.

El análisis, las preguntas y respuestas a las diez treinta de la noche, desde los estudios de Teherán; Londres, seis y Madrid, siete de la tarde; México, doce del día, y Colombia, una de la tarde.

Por Roberto de la Madrid.

mhn/nii/

Comentarios