• Detrás de la Razón: Julio Astillero y Urosa explican la victoria de López Obrador

México escribe este lunes otra historia. Las elecciones presidenciales de este primero de julio dan una lección al mundo entero.

Después de décadas de opresión de un sistema -si usted cree en la democracia-, México demostró al mundo que cuando un país de verdad se une, ni el fraude, ni el dictador resisten.

Un dictador llamado sistema y monopolio que han controlado a México y que lo han sumido en la pobreza, en la sangre y la muerte del sicario descontrolado y el empresario abusivo, que hay buenos, sí los hay, pero que hay transnacionales poniendo el pie en los obreros, también.

México ahora será gobernado por algo diferente. El país hispano más grande del mundo, por primera vez en su historia moderna, seguirá las de izquierda, acciones que reten a Donald Trump, y a su imperio estadounidense, que reten al narco, a la corrupción, a la violencia, a la impunidad.

Millones de mexicanos depositaron toda su fe y esperanza de ver un país en paz, en quien hoy lo levantan como un héroe: Andrés Manuel López Obrador. Vencieron el miedo que infundió la derecha de que López Obrador llevaría a una hipotética situación que viven los hermanos venezolanos, o incluso, sus opositores alertaron de una dictadura y de confiscación de bienes, pero fue la furia que aderezó el pastel de la victoria, la furia por los gobernantes del Partido Revolucionario Institucional (PRI), Partido Acción Nacional (PAN) y Partido de la Revolución Democrática (PRD) que contribuyó al despertar ciudadano.

“Llamo a todos los mexicanos a poner por encima los intereses personales por legítimos que sean. Hay que poner por encima el interés superior” lanza en su discurso AMLO para inaugurar el amanecer de una nueva era que aun está en papel y que habrá que constatar con los hechos a partir del primero de diciembre de este año cuando un Enrique Peña Nieto entregue destrozado el país con una mancha de sangre de miles de muertos que nos recuerda al terrorismo en Irak o Siria, porque sus cifras lo superan. ¿Podrá ahora Estados Unidos controlar a México? ¿Se reveló el Tigre ante el Tío Sam?

En Detrás de la Razón, nosotros preguntamos, los analistas contestan y usted en su casa concluye. Y si la realidad hace lo que quiere, entonces nosotros volveremos a preguntar. Lo importante es detectar las aristas que no nos dicen. El análisis, las preguntas y respuestas a las diez treinta de la noche, desde los estudios de Teherán; Londres, seis y Madrid, siete de la tarde; México, y Colombia, una de la tarde.

Por Roberto de la Madrid

smd/ncl/hnb

lunes, 2 de julio de 2018 22:01
Comentarios