• Detrás de la Razón; Jamás nos arrodillaremos ante las armas de Estados Unidos: Irán

Decenas de miles de jóvenes en el estadio de Teherán, la capital iraní, aplaudieron las palabras del Líder de Irán, el ayatolá Seyed Ali Jamenei.

Eran los jóvenes de la Fuerza de Resistencia Popular de Irán (Basich). Ante ellos el Líder de la Revolución Islámica de Irán, el ayatolá Seyed Ali Jamenei, dijo palabras que han retumbado en todo el mundo. “Irán le dará de bofetadas a Estados Unidos”, creo que con esa declaración basta, pero continuó, “Irán vencerá las sanciones de EE.UU.”, “Irán jamás se rendirá”, “a los enemigos les da miedo la Revolución Islámica”.

Las declaraciones del Líder iraní se enmarcan en defender la postura y la existencia de la República Islámica de Irán ante el intento de Estados Unidos de asfixiar a la nación a base de presión económica, psicológica, informativa, diplomática, política y hasta de nunca descartar la opción militar.

“Recientemente, el presidente de EE.UU., Donald Trump, dijo a los mandatarios europeos que esperaran dos o tres meses, y la República Islámica sería derrocada”, advirtió el ayatolá Jamenei ante los jóvenes de Basich.

Aunque el EE.UU. ha negado oficialmente su deseo de cambiar el Gobierno iraní, las acciones y las declaraciones satélite muestran lo contrario: “No sé cuándo vamos a derrocarlos. Podría ser en unos pocos días, meses, un par de años, pero va a suceder. Van a ser derrocados. La gente de Irán obviamente ya ha tenido suficiente. Así que le digo al Gobierno iraní, ustedes deben tener verdadero miedo de ser derrocados. Por lo menos, muchos de nosotros no olvidamos y entendemos quiénes son nuestros amigos y quiénes son nuestros enemigos y ustedes son nuestro enemigo”, declaró recientemente Rudy Giuliani, abogado de Donald Trump.

Es por eso que el Líder iraní contesta lo siguiente: “Recordamos que hace 40 años, aquellos que eran los sirvientes de EE.UU. dentro del país predecían que Irán sería derrocado en 6 meses. Hoy, ya ha transcurrido 40 años y aquel árbol joven se ha convertido en un árbol fuerte”, y fue más allá al denunciar la campaña de la prensa y de los medios de comunicación que él llamó, comprados por el enemigo, refiriéndose a las televisoras occidentales, que con desinformación manipulan las consciencias de las personas, así fue que las comparó con verdaderas armas químicas de las cuales hay que tener toda la precaución.

El ayatolá Jamenei también habló de las sanciones ilegales impuestas por Washington contra Irán. Dijo que EE.UU., al no poder conseguir sus objetivos de otras maneras, ha recurrido a esas sanciones como última opción, estrategia que, según el Líder iraní, estará condenada al fracaso: “Las sanciones económicas son más frágiles que nuestra economía nacional. Nuestra economía nacional puede derrotar las sanciones. Con la ayuda de Dios derrotaremos las sanciones y la derrota de las sanciones será la derrota de Estados Unidos, y así Washington recibirá otra bofetada de la nación iraní, por el fracaso de sus sanciones”.

Sobre la situación interna de Irán, pidió que todos los ciudadanos se unan para evitar que el enemigo gane, y que los desafíos económicos como la devaluación de la moneda persa, se conseguirán superar sólo con la fuerza y participación del pueblo iraní, por ello dirigió su discurso a los jóvenes de Basich, a quien confió el futuro del país.

Su discurso fue realizado a unas horas de que la Corte Internacional de Justicia (CIJ) reprendiera a Estados Unidos por haber reimpuesto sanciones a Irán después de abandonar el acuerdo nuclear, de nombre oficial el Plan Integral de Acción Conjunta (PIAC o JCPOA, por sus siglas en inglés), cuestión que fue tomada por el Gobierno iraní como otra muestra de que Trump está del lado equivocado.

La CIJ ordenó a Washington levantar ciertas sanciones relativas a la situación humanitaria, como la agricultura y la medicina. Pero resulta que Estados Unidos no reconoce la jurisdicción de la Corte argumentando que está basada en un tratado de amistad con Irán en 1955, el cual, según el secretario de Estado de EE.UU., Mike Pompeo, no existe ya en la práctica.

En “Detrás de la Razón”, nosotros preguntamos, los analistas contestan y usted en su casa concluye. Y si la realidad hace lo que quiere, entonces nosotros volveremos a preguntar. Lo importante es detectar las aristas que no nos dicen.

El análisis, las preguntas y respuestas a las nueve treinta de la noche, desde los estudios de Teherán; Londres, siete y Madrid, ocho de la noche; México y Colombia, una de la tarde.

Por Roberto de la Madrid.

mhn/lvs/mkh

sábado, 6 de octubre de 2018 23:07
Comentarios