• Detrás de la Razón: Irán retira dos de sus compromisos del acuerdo nuclear que EEUU violó
miércoles, 8 de mayo de 2019 21:43

En un intento desesperado por hundir a Irán, Donald Trump ha intentado muchas cosas, amenazas económicas, financieras, comerciales, psicológicas, militares, mediáticas,y lo que se le pueda ocurrir.

Esto hasta coordinarse con el grupo terrorista Muyahidín Jalq (MKO), que en el pasado el mismo EE.UU. catalogó como de los más peligrosos del mundo.

Pero el día de hoy Irán reaccionó con fuerza al anunciar que se retira de dos compromisos que firmó en el acuerdo nuclear en 2015 con las seis potencias del mundo.

La razón es una, que el presidente estadounidense, Donald Trump, se retiró justo hace un años, y dos, que los demás firmantes del tratado no hicieron nada, o que lo que hicieron fue ineficaz para proteger el acuerdo nuclear y que así Irán gozara de sus beneficios, como vender libremente petróleo o usar la banca mundial y sus transacciones.

En alusión a la salida unilateral de Trump del pacto nuclear, el Consejo Supremo de Seguridad Nacional de Irán precisa que “este aparente acoso estadounidense no se enfrentó, desafortunadamente, con una acción apropiada por parte del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas (CSNU) y otras partes firmantes del Plan Integral de Acción Conjunta (PIAC o JCPOA, por sus siglas en inglés)”, al igual que el presidente iraní, Hasan Rohani —encargado de dar a conocer la decisión de retirarse parcialmente de sus compromisos nucleares—, quien criticó las palabras y promesas bonitas de los otros firmantes, pero que en la práctica fueron inútiles, en especial el intento de Europa por crear un mecanismo que pudiera esquivar los castigos estadounidenses al comerciar lejos del dólar.

Es por eso que Teherán da un ultimátum. “Los demás países en el pacto tendrán 60 días para cumplir con sus obligaciones, sobre todo en los campos bancarios y petrolero, en el caso de no cumplirlo, Irán detendrá sus compromisos respecto a limitaciones a nivel de enriquecimiento de uranio y modernizar el reactor de agua pesada de Arak (en el centro de Irán)”, dice el Consejo Supremo de Seguridad Nacional iraní.

Así lo explica el presidente Rohani: “Lo que hace la República Islámica de Irán, hoy, es suspender dos medidas, lo que significa suspender dos ventas. A partir de hoy, no venderemos uranio enriquecido ni agua pesada. Esto es por 60 días. Hemos dicho a las contrapartes, a los cinco países, que si dentro de estos 60 días regresan a la mesa de diálogo, y hablamos y llegamos a una conclusión y si nuestros principales intereses, sobre todo la venta de petróleo y las relaciones bancarias, son atendidos, entonces volveremos al punto de inicio”.

Es decir, justo un año después de que EE.UU. abandonara el acuerdo nuclear, Irán deja de cumplir con dos compromisos del mismo acuerdo. Primero, a partir de hoy, ya no limitará sus reservas de agua pesada; y segundo, tampoco limitará sus reservas de uranio enriquecido.

Irán tenía el compromiso de vender el excedente, pero ahora ya no lo hará. El agua pesada es esencial para producir energía limpia y armas nucleares.

Irán señala, además, que transcurrido un año de la retirada de Washington, el país persa ha dado mucho tiempo y oportunidades a otros países miembros para que compensen los efectos y las consecuencias de tal medida estadounidense, y añade que “la oportunidad para emplear la diplomacia no durará mucho y la responsabilidad y consecuencias del fracaso del pacto serán totalmente de EE.UU. y los demás miembros del pacto”.

La misma Agencia Internacional de Energía Atómica (AIEA), la misma que ha verificado una docena de veces que los iraníes cumplen con el acuerdo nuclear para la energía pacífica, explica que Irán puede reducir sus compromisos al ver que los signatarios no los cumplen.

Por otro lado, Rohani subraya la importancia del papel que desempeña Irán en la lucha antiterrorista, pues el país persa alberga, además, a más de 5 millones de inmigrantes y obstaculiza el tráfico de drogas hacia Europa, todo ello en beneficio de la seguridad de los europeos. Sin embargo, los problemas financieros creados por las sanciones ilegales de Washington no le permiten ya a Teherán garantizar la seguridad de Europa, por lo que si los Gobiernos europeos no pueden convencer a EE.UU. de que vuelva al acuerdo nuclear, se enfrentarán pronto a “desafíos de seguridad no previstos”.

El Estado Mayor de las Fuerzas Armadas de Irán apoya la decisión sobre el acuerdo nuclear y promete también una respuesta contundente a cualquier ataque enemigo.

“El Estado Mayor de las Fuerzas Armadas de Irán secunda la decisión. Advertimos a los enemigos de que cualquier movimiento enfrentará una aplastante respuesta de la nación y sus hijos revolucionarios de las Fuerzas Armadas”.

En Detrás de la Razón, nosotros preguntamos, los analistas contestan y usted, en su casa, concluye. Y si la realidad hace lo que quiere, entonces nosotros volveremos a preguntar. Lo importante es detectar las aristas que no nos dicen.

El análisis, las preguntas y respuestas a las diez treinta de la noche, desde los estudios de Teherán; Londres, seis y Madrid, siete de la noche; México, doce, y Colombia, una de la tarde.

Por: Roberto de la Madrid.

xsh/anz/rba

Comentarios