• Detrás de la Razón: Irán; pueblo unido contra violento injerencismo
martes, 26 de noviembre de 2019 22:20

Un nuevo episodio se suma a la larga lista de acciones de presión contra la nación iraní. Como han denunciado las propias autoridades del país persa, se ha derrotado al odio incitador que se ha intentado propagar entre el pueblo.

Tal vez la muestra más evidente ha sido ver durante los últimos días posterior a la violencia de grupos focalizados, una multitud saliendo a las calles para rechazar esa violencia ejercida en las protestas, que además de llevarse la vida de varios, entre ellos policías y fuerzas de seguridad, dejó decenas de bancos, comercios, tiendas y oficinas gubernamentales destruidas y quemadas.

Ese mismo pueblo en reacción, ha dejado claro que más allá de tener exigencias o algún descontento con su Gobierno ante el tema económico de la nación, rechaza con contundencia la violencia y el injerencismo y apoya a la Revolución Islámica.

Hechos que desmontan las declaraciones de Brian Hook, representante especial de EE.UU. para asuntos de Irán, quien expresó durante una entrevista: “Estas protestas iniciaron debido al alza del precio del combustible. Pero ahora son protestas masivas en todo el país y claramente, son antirégimen. Los iraníes saben la postura de Mike Pompeo (secretario de Estado de EE.UU.), la postura del presidente (Donald) Trump y la mía sobre esta cuestión."

Un contraste entre la realidad que ha acontecido y lo que internacionalmente se ha hecho ver desde Occidente.

Las protestas comenzaron el fin de semana antepasado por la decisión del Gobierno iraní de aumentar el precio de la gasolina de 10 000 riales el litro a 15 000 con una ración de 60 litros al mes y por automóvil, y un precio de 30 000 riales el litro si se pasa el racionamiento de 60.

El Gobierno de Irán además asegura que detrás de todas esas protestas alborotadoras está la mano de Estados Unidos, Arabia Saudí e Israel.

A la luz de los hechos, el presidente del país, Hasan Rohani, ha sentenciado que las sanciones adicionales impuestas por EE.UU. contra Irán en los últimos dos años, han tenido como objetivo llevar a la nación a las calles contra su propio sistema político, sin embargo, expreso que la nación iraní bien demostró que “no se dejará engañar” por complots de los servicios terroristas y de Inteligencia extranjera, sea cual fuere su situación económica.

Un dato clave ha sido que de los más de 100 cabecillas detenidos en los actos violentos están involucrados con la familia del depuesto Shah de Irán, Mohamad Reza Pahlavi, y el grupo terrorista Muyahidín Jalq (MKO, por sus siglas en inglés), ambos apoyados por EE.UU. y sus aliados reaccionarios en la región de Oriente Medio.

Mientras Irán retoma la calma, desde la Presidencia del país se ha reconocido que el pueblo ha cumplido con su parte y ahora, le corresponde al Gobierno encargarse de reducir los problemas económicos de la nación.

En Detrás de la Razón, nosotros preguntamos, los analistas contestan y usted en su casa concluye.

Por: Danny Pérez Díaz

fdd/nii/

Comentarios