• Detrás de la Razón: Irán da el tercer paso, el más contundente
miércoles, 4 de septiembre de 2019 21:52

Estamos a pocas horas de que Irán tome el tercer paso en la reducción de sus compromisos en el acuerdo nuclear.

El pacto nuclear, firmado entre Teherán y el Grupo 5+1 en 2015 (entonces formado por EE.UU., el Reino Unido, Francia, Rusia y China, más Alemania), y de nombre oficial Plan Integral de Acción Conjunta (PIAC o JCPOA, por sus siglas en inglés), está en la cuerda floja especialmente ante la inacción de la troika europea y tras la salida ilegal de Washington. El tercer paso lo desvelará pronto, tendrá mayores dimensiones, y acelerará las actividades nucleares del país persa, dicen las autoridades persas.

Francia, el Reino Unido y Alemania, entre dos aguas, no han sido capaces de materializar medidas para salvar el pacto o afrontar la estocada estadounidense de 2018, aun cuando el presidente galo, Emmanuel Macron, que ha asumido el papel de mediador entre la Administración de EE.UU. y la parte iraní, no ha podido concretar nada.

Incluso analistas y fuentes cercanas a la troika europea avisan que detrás de bastidores, EE.UU. y Europa se coordinan, y es por eso que no se ha tomado una medida significativa.

El tira y afloja ya lleva más de un año, pero los otros firmantes lo apoyan, China y Rusia, y la misma Europa, pero tiene las manos atadas, lo ha reconocido Bruselas. Irán reitera que no habrá diálogos sobre sus líneas rojas, incluido su programa de misiles, además de subrayar que no renegociará el acuerdo logrado tras 15 años de reuniones.

Todo pese a que la Agencia Internacional de Energía Atómica (AIEA) ha determinado 16 veces que Irán ha cumplido con sus obligaciones en el pacto, último informe 31 de agosto.

Irán ha dado hasta ahora dos pasos para reducir sus compromisos nucleares: Primero, suspendió la venta de uranio enriquecido y el excedente de agua pesada —como lo establecía el acuerdo— y, segundo, aumentó el enriquecimiento de uranio por encima de los niveles acordados en el acuerdo, 3,67 %—.

Para Teherán, el apoyo verbal de los europeos no es suficiente y hay que dar pasos prácticos para mantener vivo el pacto. Irán fundamenta sus pasos en los artículos 26 y 36 de dicho acuerdo que estipulan la violación de una de las partes del tratado.

Sin embargo, desde el Gobierno de Teherán se recalca que el tercer paso no se traduce en el abandono de los diálogos. Halcones de EE.UU. y del régimen de Israel han pasado la última década tratando de materializar la guerra contra la República Islámica de Irán, y el pacto representa todo lo que a ellos se oponen, instigan más sanciones contra el país persa.

En 2015, Irán logró cristalizar el acuerdo nuclear más complejo de la historia contemporánea, un hito de la diplomacia con la mirada puesta en la interacción con el mundo, el empuje de su economía, un esfuerzo de las autoridades del país que habían invertido cerca de quince años de maratónicas negociaciones con las seis potencias mundiales.

2016, con halcones y empresarios en la Casa Blanca, tenía las horas contadas el acuerdo nuclear. El 2018 la retirada de EE.UU. y el 2019, Irán no puede esperar más: llama a la paciencia estratégica, da plazos a sus contrapartes.

El país persa toma pasos a favor de sus intereses nacionales, el tercero dice que es el más firme. El problema es que, en la volátil situación en Oriente Medio, al parecer, Irán es el que, apuesta por la diplomacia, pero cada vez menos, dice que en un acuerdo las dos partes deben cumplir, pero el nuevo estilo del mundo es: tú cumples, yo hago lo que quiero, del presidente estadounidense, Donald Trump.

xsh/krd/alg

Comentarios