• Detrás de la Razón: ¿Hasta dónde le duele a Arabia Saudí, el poder de Irán? Hasta África
lunes, 21 de mayo de 2018 21:55

Muchas veces cuando hay represión en un país, hay que tomar distancia para ver, desde lejos a quién no le conviene la proliferación de cierta idea, protesta, intención o acción. Y así, detectando el factor externo podremos explicar el fenómeno político de una nación, incluso el social y económico.

No olvidar que lo vimos con Procter and Gamble, en la emisión anterior de Detrás de la Razón. Procter and Gamble es una multinacional de bienes de consumo que su escudo lo tiene detrás de todo lo que consume, vea usted en su casa y voltee el frasco, probablemente encontrará un limpiador de piso, servilletas, medicinas, perfumes, champús y cualquiera otra cosa que se imagine.

Ellos controlan casi todo, entonces, pueden hacer incluso la guerra, simplemente, lo esconden o lo suministran más en una provincia que en otra dentro de un país, para disparar una inflación terrible y después una desestabilización total, ejemplo claro: Venezuela.

En Nigeria pasa lo mismo, no con productos para el “bienestar” físico, sino para los del “bienestar” espiritual. Ahí aparece la figura que tocaremos esta noche: Sheij Ibrahim Zakzaky. Es un jeque musulmán ideólogo que ha tratado de difundir el Islam chií en Nigeria. Desde que era joven su inquietud por la justicia y el bienestar del pueblo lo llevaron a ser líder y luchador social.

Cuentan en Nigeria que fue impresionado por la Revolución Islámica de Irán del Imam Jomeini (la paz sea con él), en 1979, lo que le atrajo a la nación iraní para completar sus estudios y convertirse en un clérigo completo. Pero en Nigeria, el gobierno no lo quiere.

Sus protestas le han ocasionado la muerte de mil de sus seguidores, entre ellos sus propios hijos, y múltiples heridas y sentencias contra su persona. Ha sido arrestado y encarcelado por querer divulgar su religión. Lo acusan de alborotar a la sociedad y del delito de sedición influyendo con sus predicamentos.

También ha sido acusado de conspiración criminal. Y últimamente aunque fue exonerado por la Suprema Corte de Justicia de Nigeria, lo volvieron a acusar ahora por un supuesto delito de homicidio. Lo quieren procesar porque causa malestar.

¿Y por qué causa tanto malestar? No es exactamente el gobierno nigeriano, sino lo explica claramente el hombre que manda en Arabia Saudí, Muhamad bin Salman, el príncipe heredero saudí. En una entrevista a la revista estadounidense Time, en abril de 2018, esto dijo: “Arabia Saudí no quiere ver chiíes en Nigeria (...) Arabia Saudí hace lo posible para cortar la influencia de Irán en África”.

Así o más claro. Y entonces, viene la bala, el disparo represor y la muerte inaudita, por el gobierno de Nigeria que es la vía, y desde Riad, que es el origen. ¿De qué tienen miedo los saudíes en Nigeria? ¿Qué es lo que hace este sheij Ibrahim Zakzaki que pone de malhumor a las cabezas de esos dos países? Nigeria un rincón de África, arena de oro para el estudio y la convergencia de las corrientes.

En Detrás de la Razón, nosotros preguntamos, los analistas contestan y usted en su casa concluye. Y si la realidad hace lo que quiere, entonces nosotros volveremos a preguntar. Lo importante es detectar las aristas que no nos dicen. El análisis, las preguntas y respuestas a las diez treinta de la noche, desde los estudios de Teherán; Londres, seis y Madrid, siete de la tarde; México, doce del día, y Colombia, una de la tarde.

Por Roberto de la Madrid

smd/ncl/hnb

Comentarios