• Detrás de la Razón; Fuego, virus, cáncer y hambre atacan un país: El video juego real que EEUU apoya

Por los hechos, sin prejuicio ni interpretación torcida, lo que uno puede pensar es que los pilotos de aviones de guerra de Arabia Saudí, se están divirtiendo.

Los militares, soldados y pilotos de aviones de guerra de Arabia Saudí se divierten matando gente, masacrando grupos de personas, destruyendo edificios, como si fuera un video juego, de otra manera no se puede explicar lo que vemos.

En tan solo unos cuantos días, Arabia Saudí ha destruido un hospital, ha rostizado un autobús escolar repleto de niños, y ahora, escogió la pesca, sus cañones les apuntaron a pescadores que pescan para sobrevivir que ni luchaban contra nadie ni estaban armados. Mató a 19 y hundió sus botes. Y esto es tan solo una muestra de unas cuantas semanas.

¿Entonces, podemos pensar que se divierten matando a inocentes y blancos fáciles, civiles, seres humanos no implicados en la guerra, basta con que sean yemeníes? Enfatizó en eso porque solo una mente maldita y súper criminal pudiera estar haciendo lo que hemos visto durante 3 años y medio, y no se cansan.

El panel de expertos de la Organización de Naciones Unidas (ONU), hace tres días ha acusado a Arabia Saudí, Emiratos Árabes Unidos (EAU) y su coalición que bombardea Yemen, de posibles crímenes de guerra.

La ONU no encuentra evidencia de que en los ataques de guerra se haga un esfuerzo por no bombardear, niños, mujeres, civiles inocentes que no están en el conflicto.

Por lo menos 5000 ataques aéreos han sido directos a blancos no militares, revela ONU. Pero el panorama es aun más infernal. A esto, como siempre he denunciado, hay que sumarle el efecto colateral que muchas veces es peor y más violento. Además de librar una guerra con armas, también es a nivel microscópico.

El cólera, la desnutrición y la hambruna provocados por los intensos bombardeos, han dejado también una mortandad: más de 2300 muertos desde abril de 2017, y más de 1 millón de infectados. Pero hoy, desde la ONU suenan las alarmas de que viene una tercera ola mortal de Cólera en Yemen.

“El brote es el más grave registrado. Entre el comienzo del año y mediados de agosto de 2018, se han reportado 120 mil casos sospechosos. Aunque esta cifra es menor que la del mismo período del año pasado, la creciente tasa de infecciones en las últimas semanas está generando preocupación por una posible tercera ola de epidemia, y las actuales lluvias aumentan el riesgo de propagación”, advierte Stephane Dujarric, el portavoz del secretario general de la ONU.

Por si fuera poco, 8 millones de personas están al borde de la muerte por hambre. Y 18 millones de personas, casi en todo el país están en desnutrición, no tienen acceso a comida con nutrientes. Y, por si fuera poco, mientras la ONU alerta del cólera, la Organización Mundial de la Salud (OMS) advierte de que el cáncer avanza. 11 000 nuevos casos de cáncer cada año.

La alerta es que debido a que la infraestructura de salud está devastada, hospitales destruidos, y la economía hundida, es difícil obtener los tratamientos contra tumores y brotes cancerígenos.

¿Qué hace EE.UU. para detener esto? Nada, al revés le ayuda a bombardear. ¿Qué hacen las demás potencias China, Rusia y Alemania? Y por si fuera poco, en la ciudad yemení de Al-Hudayda (oeste), ya no hay lugar donde esconderse, 400 000 personas están atrapadas, y las que se fueron ya se escondieron.

En “Detrás de la Razón”, nosotros preguntamos, los analistas contestan y usted en su casa concluye. Y si la realidad hace lo que quiere, entonces nosotros volveremos a preguntar. Lo importante es detectar las aristas que no nos dicen.

El análisis, las preguntas y respuestas a las diez treinta de la noche, desde los estudios de Teherán; Londres, seis y Madrid, siete de la tarde; México, doce del día, y Colombia, una de la tarde.

Por: Roberto de la Madrid.

mhn/ncl/alg

sábado, 1 de septiembre de 2018 22:32
Comentarios