• Detrás de la Razón: El Poder de Irán 40 vs EEUU
sábado, 9 de febrero de 2019 23:48

El líder de Hezbolá hace un llamado al mundo para reconocer y celebrar los 40 años de la Revolución Islámica de Irán, que este 11 de febrero es su aniversario.

Con motivo de este sensible hito en la historia de la región, a manera de advertencia de no olvidar las lecciones, el líder del Movimiento de Resistencia Islámica de El Líbano (Hezbolá), Seyed Hasan Nasralá, apuntó directo a EE.UU. e Israel, como los percutores del mal y de la violencia vía la desestabilización interna, política agresiva, ataques militares y creación de terrorismo.

Por ello, dio gracias al Imam Jomeini (que en paz descanse), fundador de la República Islámica de Irán, por liderar la lucha contra el rey de Irán que tenía aplastada a la población con injusticia, pobreza y represión, auspiciada, en palabras de Nasralá, por las manos de los sionistas de Israel y Washington.

Con el estallido de la revolución contra el Shah de Irán o rey Pahlavi en 1979, Irán cortó las manos del imperialismo estadounidense y el régimen de ocupación israelí, reclama con orgullo el líder de Hezbolá: “La resistencia ante la hegemonía de EE.UU. es uno de los mayores logros de la Revolución Islámica de Irán”.

Y de esta forma la nación iraní comenzó a construir su independencia, al sacudirse los intereses geopolíticos de Occidente, comenzó un gobierno basado en el Islam para administrar conforme a sus reglas, la justicia social, el derecho del pueblo, las riquezas del Estado y el proceso de educación.

En 40 años, de ser uno de los grandes compradores de armas de EE.UU., pasaron a ser fabricantes para sí mismos, el sector militar, según Nasralá, ha sido uno de los campos en los que Irán ha avanzado mucho.

“Irán produce actualmente más del 90 % de sus necesidades defensivas. Hoy en día, Irán fabrica de todo, desde armas ligeras hasta sistemas antiaéreos, equipos navales, destructores, submarinos, tanques y misiles, entre otras cosas”, lo que ha convertido a la República Islámica en un verdadero “problema” para Estados Unidos, asegura Hasan Nasralá, explicando que gracias a ello, los sionistas no se apoderaron de Oriente Medio e Irán ha podido salvaguardar su independencia política y estratégica, a pesar de toda la presión política y económica a través de sanciones asfixiantes que han tratado de aislar el rumbo de Irán de la escena mundial.

La Revolución Islámica hizo que el país avanzara no solo en lo militar sino en todos los sectores, posicionando a la nación de esta forma: Irán ha ascendido al primer puesto en la producción científica de Oriente Medio y el decimosexto del mundo. Irán necesitaba importar más del 70 por ciento de sus medicinas, pero ahora produce el 79 por ciento, y además exporta medicamentos a otros países.

Irán es pionero en la nanotecnología, ocupa el quinto lugar en el mundo y el sexto de los países que exportan esta tecnología. Irán ha avanzado en la ingeniería: se encuentra entre los seis países del mundo que han logrado enviar “un ser vivo al espacio” y en la tecnología nuclear ocupa la 12a. posición del mundo.

El asunto ahora es a futuro: ¿Cuáles serán los obstáculos para la Revolución Islámica? ¿Viene una guerra en la región cuando se escucha hablar el líder de Hezbolá advirtiendo a Israel de un tremendo revés si no frena ya sus incursiones sobre Siria y El Líbano?

John Bolton, el asesor de Seguridad Nacional de EE.UU. y Rudy Giuliani, abogado del presidente estadounidense, Donald Trump, afirmaron, prometieron y pronosticaron que Irán no celebraría el 40 aniversario de la Revolución Islámica, y por lo que vemos, Irán ya comenzó a celebrar, ya se llegó a la fecha.

¿Les falló el plan, el deseo y todo a Trump y a la Casa Blanca? ¿Si bien se sacudieron los intentos de golpe de Estado, cómo el Gobierno de Irán resolverá la presión geoeconómica comandada por EE.UU.? ¿Qué sigue para Irán y la región, y cómo impactará en las relaciones globales?

En “Detrás de la Razón”, nosotros preguntamos, los analistas contestan y usted en su casa concluye. Y si la realidad hace lo que quiere, entonces nosotros volveremos a preguntar. Lo importante es detectar las aristas que no nos dicen.

El análisis, las preguntas y respuestas a las nueve treinta de la noche, desde los estudios de Teherán; Londres, seis y Madrid, siete de la noche; México, doce, y Colombia, una de la tarde.

Por: Roberto de la Madrid.

mhn/ncl/mkh

Comentarios