• Detrás de la Razón: El Islam, Irán y los jóvenes contra el desafío de EEUU
domingo, 17 de febrero de 2019 23:02

La máxima autoridad religiosa y política en Irán emite un mensaje muy importante para entender el plan, la configuración sociopolítica y el camino que seguirá la nación iraní en los próximos años.

El mensaje del Líder de la Revolución Islámica de Irán, el ayatolá Seyed Ali Jamenei, está dirigido al sector más importante del país, donde recae su futuro y su fuerza: las nuevas generaciones, jóvenes y niños que manejarán el destino iraní.

“Ahora, cuando comienza un nuevo capítulo de la vida de la República Islámica, a este humilde servidor le gustaría dirigir unas palabras a la juventud querida, a una generación que se prepara para comenzar una nueva etapa del gran esfuerzo por construir el gran Irán islámico”, comienza el Líder.

El mensaje se mueve en varios nodos importantes. Le da un peso fundamental a la historia para aprender la lección y valorar los desafíos superados: “Y hoy en día, transcurridas cuarenta fiestas anuales por el triunfo de la Revolución, cuarenta Décadas del Alba, uno de aquellos focos de enemistad–la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS)–ya ha desaparecido, y el otro trata de lidiar con problemas que vaticinan su cercana agonía. Mientras tanto, la Revolución Islámica avanza manteniéndose leal a sus principios”.

Si bien, la Revolución Islámica de Irán derrotó y derrocó al Shah, el Rey de Irán, ése apenas fue el comienzo. Han sido 40 años de intentos por sofocarla de los que querían precisamente que gobernara el Shah: EEUU y el régimen de Israel. Lo que significa el más grande desafío y a lo que exhorta el Líder a estar alerta y combatir.

“El glorioso y enorgullecedor símbolo de la resistencia ante quienes ejercen la coacción, la imposición y la arrogancia en el mundo, con el ávido y criminal Estados Unidos al frente, ha ganado cada vez más relevancia. A lo largo de estos cuarenta años, se han convertido en rasgo distintivo reconocido de Irán y de los iraníes la resistencia inquebrantable, la perseverancia en la custodia de la Revolución y su grandeza divina y la insumisión frente a los Gobiernos arrogantes”, sin olvidar desde luego la responsabilidad de entregarse a la defensa del país, la dignidad y la justicia, “los esfuerzos de los jóvenes en campos tan difíciles como la Sagrada Defensa, acompañados con rezos y oraciones y con un espíritu de fraternidad y sacrificio, hicieron revivir las corrientes del surgimiento del Islam a ojos de todos. Padres, madres y esposas aceptaban, por sentido del deber religioso, desprenderse de sus seres queridos, que se precipitaban hacia los diferentes frentes de la batalla, y cuando se encontraban con sus cuerpos sangrientos o heridos recibían la catástrofe con agradecimientos a Dios”.

El sacrificio de la mano con la inteligencia y el esfuerzo es también otro factor importante que recalcó el Líder iraní, sobre todo a la hora de hacer ciencia y producir tecnología, lo que ha puesto a Irán en grandes niveles de calidad, “nuestros logros en ciencia y tecnología, que nos han colocado en el puesto 16 de entre más de 200 países en el mundo, han sorprendido a los observadores mundiales y en algunos campos sensibles y novedosos nos han situado en las primeras posiciones. Todo esto se ha producido pese a las sanciones financieras y científicas contra el país. A pesar de nadar contracorriente por culpa del enemigo, hemos batido grandes récords, y esto supone una gran bendición por la cual le debemos estar agradecidos a Dios, día y noche”.

Otro de los graves peligros para los jóvenes iraníes, advierte el ayatolá Seyed Ali Jamenei, son los valores y la ideología de Occidente que desde la época de la monarquía oscurecen al mundo, “a pesar de que la propaganda de la corrupción y el libertinaje durante la era de los Pahlavi había asestado duros golpes a esa fe, llevando hasta el interior de las vidas de la población de clase media y especialmente de los jóvenes el lodazal de la contaminación moral occidental, el planteamiento de devoción y moral de la República Islámica atrajo a los corazones bien dispuestos y luminosos, especialmente de la juventud, y transformó el espacio haciéndolo favorable para la religión y la moral. Todo esto ha sucedido además en un momento en que el creciente declive moral de Occidente y sus seguidores, con su propaganda masiva para arrastrar a hombres y mujeres al fango de la corrupción, han aislado la moralidad y la espiritualidad de la mayor parte del mundo, y esto es otro milagro de la Revolución y del activo y avanzado sistema islámico”.

El Líder iraní enfatiza que todo el esfuerzo de la Revolución de Irán desemboca en la ascensión de los valores espirituales y religiosos y que por eso es de tanto valor: Las próximas décadas son las suyas, y son ustedes quienes deben custodiar con motivación y trabajo su Revolución, acercándola a su gran ideal, que es la creación de una nueva civilización islámica y la preparación para el ascenso del gran sol de la Velayat, el Imam Mahdi (Que Dios acelere su llegada), el Esperado Salvador.

En Detrás de la Razón, nosotros preguntamos, los analistas contestan y usted en su casa concluye. Y si la realidad hace lo que quiere, entonces nosotros volveremos a preguntar. Lo importante es detectar las aristas que no nos dicen.

El análisis, las preguntas y respuestas a las nueve treinta de la noche, desde los estudios de Teherán; Londres, seis y Madrid, siete de la noche; México, doce, y Colombia, una de la tarde.

Por: Roberto de la Madrid.

xsh/rha/alg

Comentarios